La Biblia y la Tierra Plana

Los tierraplanistas  se aferran a una tierra plana alegando que así está escrito en la Biblia. Más allá de la validez de este libro como fuente de consulta, veamos si es verdad lo que afirman los defensores de una tierra plana e inmóvil.

Los Testigos de Jehová afirman que la Biblia es exacta cuando se refiere a un hecho de la naturaleza. Leamos lo que dice su revista La Atalaya del 15 de Julio de 2005, en su artículo “Enseñanzas verdaderas que agradan a Dios”
...Otra razón por la que podemos confiar en la Biblia es que, cuando de asuntos científicos se trata, lo que dice este antiguo libro es exacto. Por ejemplo, en una época en que casi todo el mundo creía que la Tierra era plana, la Biblia habló “del círculo [o esfera] de la tierra” (Isaías 40:22).* Y más de tres mil años antes de que el famoso científico sir Isaac Newton explicara que los planetas están suspendidos en el vacío gracias a la gravedad, la Biblia declaró poéticamente que ‘la tierra está colgando sobre nada’ (Job 26:7)…..
Vemos que los Testigos de Jehová destacan el hecho de que la Biblia diga en el libro de Job que la tierra está sobre nada. Esto puede impresionar a algunos, ya que dirán que esto solo lo podía saber alguien que estaba divinamente inspirado. Sin embargo, otro escritor bíblico escribió que la tierra se sustenta por columnas:
1 Samuel 2:8 - (...) Porque de Jehová son las columnas de la tierra, y él afirmó sobre ellas el mundo.
Esto indica que que el escritor de Job y de 1 de Samuel no estaban recibiendo la misma inspiración. También, sobre si la tierra es esférica según la Biblia, vamos a citar la nota en asterisco que hace, sobre  Isaías 40:22, el artículo de la revista arriba mencionado. La nota dice:
* La palabra original que se traduce “círculo” en Isaías 40:22 también puede leerse “esfera”. Algunas traducciones bíblicas dicen: “globo de la tierra” (Martín Nieto) y “orbe terrestre” (Biblia de Jerusalén).
El cuadragésimo capítulo de Isaías señala el comienzo de la parte de este libro conocida por "el Segundo Isaías", porque no fue escrita por la misma persona que escribió los primeros treinta y nueve capítulos. Es evidente que los primeros treinta y nueve capítulos fueron escritos alrededor del 700 a. C., en la época de Ezequiel, rey de Judea, cuando el monarca asirio Senaquerib amenazaba con invadir sus tierras. Pero al comenzar el capítulo cuarenta, la situación que se nos presenta es la existente hacia el año 540 a .C., en la época de la conquista del Imperio caldeo por el rey Ciro de Persia. 

Esto quiere decir que el Segundo Isaías, fuera quien fuese, creció en Babilonia, en la época de la conquista de esta ciudad, y no cabe duda que conocía bien la cultura y la ciencia babilónicas. Por tanto, el Segundo Isaías tiene una concepción del Universo basada en la ciencia de los babilonios, y éstos creían que la Tierra era plana. En realidad, los escritores bíblicos estaban divididos en cuanto a la forma de la tierra, pero todos concordaban en que era plana. En el libro bíblico del Apocalipsis la tierra es un rectángulo, porque tiene cuatro ángulos:
Apocalipsis 7:1 - Después de esto vi a cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento alguno sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre ningún árbol.
La idea bíblica de que la tierra es plana puede leerse en el siguiente texto:
Daniel 4:10 - Ahora bien, sucedió que las visiones de mi cabeza sobre mi cama contemplaba, y, ¡mira!, un árbol en medio de la tierra, y la altura de este era inmensa.
11 - El árbol creció y se hizo fuerte, y su altura misma finalmente alcanzó a los cielos, y era visible hasta la extremidad de toda la tierra.
Note que el texto mencionado muestra que el escritor bíblico creía que desde un árbol de gran altura podía verse hasta la extremidad de toda la tierra. Si fuera una esfera esto sería imposible, porque quienes están en puntos opuestos de una superficie esférica no pueden verse. 

Este hecho puede confirmarse en el evangelio según Mateo, donde Jesús es llevado por el Diablo hasta la cima de una muy alta montaña :
Mateo 4:8 - De nuevo el Diablo lo llevó consigo a una montaña excepcionalmente alta, y le mostró todos los reinos del mundo y su gloria
Si la tierra fuera entendida como una esfera esto no sería posible. No tendría sentido llevar a una persona hasta la montaña más alta para tener una visión completa del mundo si es que la tierra no fuera entendida como una región plana. 

Veamos algunos pasajes bíblicos:
Salmo 93:1 - Jehová reina; se vistió de magnificencia; Jehová se vistió, se ciñó de poder. Afirmó también el mundo, y no se moverá.
Salmo 104:5 - Tú pusiste la tierra sobre sus cimientos, y de allí jamás se moverá;
1 Crónicas 16:30 - ¡Que tiemble ante él toda la tierra! Él afirmó el mundo, y éste no se moverá.
En el libro de Josué se nos cuenta que Jehová detuvo el sol para que los israelitas pudieran continuar con luz en una batalla que estaban librando:
Josué 10:11 - Y mientras iban huyendo de los israelitas, a la bajada de Bet-horón, Jehová arrojó desde el cielo grandes piedras sobre ellos hasta Azeca, y murieron; y fueron más los que murieron por las piedras del granizo, que los que los hijos de Israel mataron a espada.
12 - Entonces Josué habló a Jehová el día en que Jehová entregó al amorreo delante de los hijos de Israel, y dijo en presencia de los israelitas: “Sol, detente en Gabaón; Y tú, luna, en el valle de Ajalón”. 
13 - Y el sol se detuvo y la luna se paró, Hasta que la gente se hubo vengado de sus enemigos. ¿No está escrito esto en el libro de Jaser? Y el sol se paró en medio del cielo, y no se apresuró a ponerse casi un día entero.
Esto muestra que el escritor que inventó esta historia creía que era el sol el que se movía, de lo contrario habría escrito que Jehová detuvo la tierra para que aquella región continuara con la luz solar sin anochecer.

Inclusive, la Biblia menciona que la luna genera su propia  luz como el sol:
Isaías 13:10 - Porque las mismísimas estrellas de los cielos y sus constelaciones de Kesil no despedirán su luz; el sol realmente se oscurecerá al salir, y la luna misma no hará brillar su luz.
Desde luego, en el momento de la redacción de los últimos libros de la Biblia existían unos cuantos filósofos griegos que no eran de esa opinión, pero ¿quién les hacia caso? Lo más lógico es que los autores de los distintos libros de la Biblia tuvieran los mismos conocimientos de astronomía que sus contemporáneos.

Para los fundamentalistas de hoy en día, todo lo que dice la Biblia es literalmente cierto, palabra por palabra. En consecuencia, también niegan que se haya producido una evolución, que la Tierra y la totalidad del Universo tengan más de unos cuantos miles de años de antigüedad, y así sucesivamente.

Los científicos han probado que los fundamentalistas se equivocan en estas cuestiones, y que sus ideas sobre la cosmogonía tienen aproximadamente la misma base real que los cuentos de hadas, pero ellos no están dispuestos a aceptarlo. Insisten en que sus absurdas creencias son dignas de ser tomadas en cuenta, aunque para ello tengan que rechazar algunos de los descubrimientos científicos y falsear otros.

Si los fundamentalistas admitieran que la Tierra no es plana, todo su sistema, basado en la infalibilidad de la Biblia caería. Y si la Biblia se equivoca en una cuestión tan básica, también puede estar equivocada en cualquier otra, y más les valdría renunciar a sus teorías. Queda claro que los escritores bíblicos sólo estaban divididos en cuanto a la forma  de la tierra, o era un círculo o un rectángulo, pero  creían que era plana. 
Proverbios 8:27 - Cuando colocaba el cielo, allí estaba yo; cuando puso un compás sobre la faz del océano
Todos sabemos que un compás traza círculos, así que podemos imaginarnos a Dios resolviendo de este modo la construcción del disco plano y circular de la Tierra. 

William Blake, el artista y poeta inglés, pintó un famoso cuadro en el que se ve a Dios trazando los límites de la Tierra con un compás. Además, "compás" tampoco es la mejor traducción del término hebreo. La Versión Revisada y Normalizada de la Biblia da esta versión del versículo: "Cuando colocaba los cielos, allí estaba yo, y cuando trazó un circulo sobre la faz de las profundidades." Es una versión más clara y explícita. 

Por tanto, si queremos dibujar un mapa esquemático del mundo según la concepción de los babilonios y de los judíos del siglo VI a. C. (la época del Segundo Isaías), obtendríamos la Fig. 1.

Aunque no esté dicho expresamente en ningún lugar de la Biblia, los judíos del último período bíblico creían que Jerusalén era el centro del "circulo de la tierra"; del mismo modo que los griegos creían que el centro estaba en Delos. (Por supuesto, una superficie esférica no tiene centro.) 

Aunque sabemos actualmente que la Tierra no es perfectamente esférica, sino elíptica, tres siglos antes de Cristo, el matemático y astrónomo griego Eratóstenes creía que la tierra era perfectamente esférica, superando en este aspecto a los escritores bíblicos, supuestamente inspirados por Jehová. Según la Enciclopedia Británica, el concepto de la forma esférica de la tierra ya era manejado por los egipcios y griegos hace aproximadamente 2.550 años.

Volvamos a Isaías 40:22 
Él es el que está sentado sobre el circulo de la tierra, y sus habitantes parecen saltamontes; el que tendió como toldo el cielo, y lo despliega como tienda que se habita

Observemos que se compara el cielo con un toldo y con una tienda (hablamos del domo, acaso?). La imagen más habitual de una tienda es la de una estructura que se monta y desmonta con facilidad: pieles, lienzos, seda o lona. La tela se monta hacia fuera por encima y luego se extiende por los lados hasta el suelo. 


Una tienda no es una estructura esférica que rodea a otra estructura esférica de menor tamaño. No ha existido nunca ninguna tienda así. Esquemáticamente, se trata de una semiesfera que llega hasta el suelo, donde dibuja un círculo. Y la tierra por debajo de la tienda es plana. Eso es cierto en cualquiera de los casos. 

En la Fig. 2 se han representado los cielos y la Tierra tal como son descritos en este versículo.Se trata de un concepto que parecería razonable a las personas que nunca se hubieran alejado mucho de su hogar, que no hubieran navegado por los océanos, que no hubieran observado las posiciones variables de las estrellas al viajar en dirección norte o sur, o lo que ocurre con los barcos cuando se van acercando al horizonte; personas que se habían sentido tan aterrorizadas por los eclipses que no se habían parado a observar atenta y fríamente la sombra de la Tierra sobre la Luna. 

Pero en los últimos veinticinco siglos hemos aprendido muchas cosas sobre la Tierra y el Universo, y sabemos muy bien que la comparación del Universo con la tela de una tienda de campaña tendida sobre un disco plano no se corresponde con la realidad. La única forma que tienen los fundamentalistas de evitar llegar a la conclusión que la Biblia estaba equivocada, es aferrarse a la Tierra Plana.

Si aceptamos la idea que la Tierra es un disco plano sobre el que se apoya la semiesfera celeste, no nos quedará más remedio que preguntarnos sobre qué reposa ésta.

Los filósofos griegos hasta Aristóteles (384-322 a. C.), que fueron los primeros en aceptar que la Tierra era esférica, también fueron los primeros en no preocuparse de este problema. Se dieron cuenta que la gravedad era una fuerza que se dirigía al centro de la esfera terrestre, así que imaginaron que la Tierra estaba suspendida en el centro de otra esfera mayor, la de la totalidad del Universo.

Para los que vivieron en una época anterior a la de Aristóteles, los que nunca oyeron hablar de él o no aceptaban sus ideas, "abajo" era una dirección cósmica independiente de la Tierra. Lo cierto es que esta idea es tan tentadora que es preciso convencer a cada generación de jóvenes de lo contrario, ¿Quién no se ha preguntado de pequeño, al enterarse en el colegio que la Tierra es esférica, por qué la gente del otro lado, que va andando cabeza abajo, no se cae?

Y si se cree, como hacían los autores de la Biblia, que la Tierra es plana, hay que resolver la cuestión de qué es lo que impide que se caiga todo este tinglado.

La conclusión inevitable a la que llegan aquellos que no están dispuestos a creer que se trata de un milagro divino es que la Tierra debe de apoyarse sobre algo, por ejemplo sobre unos pilares. A fin de cuentas, ¿no están apoyados sobre pilares los tejados de los templos?

Pero entonces hay que preguntarse sobre qué se apoyan estos pilares. Los hindúes creen que se apoyan sobre unos elefantes gigantescos que, a su vez, se apoyan sobre una tortuga súper gigantesca, que a su vez nada por la superficie de un mar infinito.

En último término siempre nos tropezamos con la divinidad o con el infinito.

¿Se aborda en la Biblia la cuestión de sobre qué reposa la Tierra?... Si, pero muy de pasada. 

El problema es que la Biblia no se preocupa por detallar cuestiones que se supone que todo el mundo conoce. Por ejemplo, no se dedica a describir a Adán en el momento de su creación. No dice expresamente que Adán fue creado con dos piernas, dos brazos, una cabeza, sin cola, dos ojos, dos orejas, una boca, etc. Todo esto se da por descontado.

Del mismo modo, no se preocupa de afirmar directamente "Y la Tierra es plana", porque los autores de la Biblia nunca oyeron a nadie sostener lo contrario. Sin embargo, es evidente que estaban convencidos de ello por sus tranquilas descripciones de la Tierra como un disco con la tienda de los cielos por encima.

Del mismo modo, sin afirmar explícitamente que la Tierra plana se apoya en alguna otra cosa, porque todo el mundo sabía que era así, se alude a esa otra cosa de pasada. 

Por ejemplo, en el capítulo treinta y ocho del Libro de Job, Dios responde a las lamentaciones de aquél sobre la injusticia y la maldad del mundo, pero no explicándole cuál es la razón de todo esto, sino poniendo de manifiesto la ignorancia del hombre, y negándole por lo tanto hasta el derecho a hacerse preguntas (una manera arrogante y autocrática de eludir las preguntas de Job, pero esa no es la cuestión). Estas son sus palabras:
Job, 38:4 - ¿Dónde estabas cuando cimenté la tierra? Dímelo, si es que sabes tanto.
5 - ¿Quién señaló sus dimensiones, si lo sabes, o quién le aplicó la cinta de medir?
6 - ¿Dónde encaja su basamento o quién asentó su piedra angular?
¿Qué son estos "cimientos"? Es difícil saberlo, porque la Biblia no los describe expresamente. Podríamos decir que los "cimientos" son las capas inferiores de la Tierra, el manto y el núcleo de hierro líquido. Sin embargo, los autores bíblicos no habían oído hablar de estas cosas, como tampoco habían oído hablar de las bacterias: por eso se servían de objetos tan grandes como los saltamontes para dar una imagen de la insignificancia. La Biblia no dice nunca que las regiones que se encuentran bajo la superficie de la Tierra estén formadas por rocas y metal, como veremos más adelante.

Se puede decir que la Biblia fue escrita con palabras que tienen un doble significado; sus versículos tenían un sentido para las personas sencillas contemporáneas de los autores bíblicos, pero tienen otro distinto para los lectores más informados del siglo XXI, y los lectores todavía más informados del siglo XXXV les encontrarán otro sentido distinto.

Pero esta afirmación echa por tierra todas las teorías de los fundamentalistas, ya que entonces todo lo que se dice en la Biblia puede interpretarse para adaptarlo a un Universo de quince mil millones de años de antigüedad, cosa que los fundamentalistas rechazan de plano.

Da la impresión que estas columnas eran los "cimientos" de la Tierra. Es posible que se encontraran por debajo de los bordes de ésta, en el punto en que se une con el cielo, como muestra la Figura 3. Por tanto, estas estructuras son, al mismo tiempo, los pilares del cielo y los cimientos de la Tierra. 


¿Y sobre qué están apoyados los pilares? ¿Sobre elefantes? ¿Sobre tortugas? ¿O acaso hay pilares infinitos? ¿O se apoyan sobre las espaldas de los ángeles que vuelan eternamente por el espacio? La Biblia no aclara este punto. 

¿Y qué es ese cielo que cubre la superficie de la Tierra como una tienda? 

En la historia de la creación de la Biblia, la Tierra era en un principio un mar de aguas informes. En el primer día Dios creó la luz y se las arregló de algún modo, pues el Sol todavía no existía, para que ésta fuera intermitente, produciendo una sucesión de días y de noches. Después, en el segundo día, colocó la tienda sobre las aguas informes: 
Génesis. 1:6 - Y dijo Dios: "Que exista un firmamento entre las aguas, que separe aguas de aguas".
La raíz de la palabra "firmamento" es "firme", y esa era la idea de los autores bíblicos. Esta palabra es una traducción del término griego "stereoma", que quiere decir "un objeto duro" y que es a su vez la traducción del término hebreo "rakia", que es "una delgada lámina de metal".

Es decir, el cielo se parece mucho a la cubierta metálica semiesférica colocada sobre una fuente plana en nuestros restaurantes más elegantes.

Según el relato, el Sol, la Luna y las estrellas fueron creados en el cuarto día. Las estrellas eran chispas de luz pegadas al firmamento, y el Sol y la Luna eran círculos de luz que lo atraviesan de este a oeste, quizá justamente por debajo del firmamento.

Esta imagen de conjunto está descrita más explícitamente en el Apocalipsis, escrito alrededor del año 100 de nuestra era y que contiene una serie de visiones apocalípticas del fin del Universo. En cierto momento se habla de "un gran terremoto", a consecuencia del cual;
Apocalipsis 6:13 - y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento.
14 - Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar..
Es decir, las estrellas se despegaron del firmamento con el terremoto, y la misma lámina de metal se enrolló sobre si misma como un rollo de pergamino. El firmamento cumple la función de "separar las aguas de las aguas". Parece ser que sobre la base plana de la estructura del mundo, sobre la misma Tierra, hay agua, y que también hay agua por encima del firmamento. Es de suponer que la lluvia procede de ese depósito elevado. (¿Qué otra razón podría haber para que cayera agua del cielo?)

Parece ser que existe algún tipo de aberturas que permiten que la lluvia atraviese el firmamento y caiga sobre la Tierra, y cuando se desea que caiga una lluvia especialmente copiosa estas aberturas se ensanchan. Así, en el caso del Diluvio universal: "...se abrieron las compuertas del cielo"
En la época del Nuevo Testamento los sabios judíos ya habían oído hablar de la teoría griega de las múltiples esferas que rodean la Tierra, una por cada uno de los siete planetas y otra más externa para las estrellas. Empezaron a tener la impresión que era posible que no bastara con un solo firmamento.

Así, san Pablo, en el primer siglo de nuestra era, cree que existen varios cielos. Dice, por ejemplo: 
2 Corintios 12:2 - Yo sé de un cristiano que hace catorce años fue arrebatado hasta el tercer cielo
¿Qué es lo que hay por debajo del disco plano de la Tierra? Desde luego, no se trata de un manto y un núcleo de hierro líquido del tipo de los que hablan los geólogos de hoy en día; por lo menos no según la Biblia. En su lugar, bajo la Tierra plana se encuentra la morada de los muertos.

La primera mención que se encuentra es en la historia de Córaj, Datan y Abirán, que se rebelaron contra el liderazgo de Moisés en la época en que los judíos vagaban por el desierto: 
Números 16:31 - Y aconteció que cuando cesó él de hablar todas estas palabras, se abrió la tierra que estaba debajo de ellos.
32 - Abrió la tierra su boca, y los tragó a ellos, a sus casas, a todos los hombres de Coré, y a todos sus bienes.
33 - Y ellos, con todo lo que tenían, descendieron vivos al Seol, y los cubrió la tierra, y perecieron de en medio de la congregación.
El abismo o Sheol aparece a veces descrito en el Antiguo Testamento de manera muy parecida al Hades griego: el reino de la oscuridad, la confusión y el olvido.

Pero más adelante, quizá por influencia de las historias sobre los ingeniosos tormentos que se infligían en el Tártaro, el lugar al que los griegos imaginaban que iban a parar las sombras de los grandes pecadores, Sheol se convirtió en el infierno.


Naturalmente, si la imagen del Universo estuviera realmente de acuerdo con las palabras literales de la Biblia, el sistema heliocéntrico sería totalmente imposible. La Tierra no podría moverse en absoluto (a menos que se considere que flota sin rumbo sobre el "gran abismo"), y desde luego seria inconcebible que girara alrededor del Sol, que es un pequeño círculo de luz sobre el firmamento sólido que circunda el disco plano de la Tierra.

Casi todas las referencias bíblicas a la estructura del Universo se encuentran en pasajes poéticos del Libro de Job, de los Salmos, de Isaías, del Apocalipsis, etc. Estas referencias pueden considerarse imágenes poéticas, como la metáfora y la alegoría. Y las historias sobre la creación del principio del Génesis también tienen que ser tomadas como imágenes poéticas, metáforas y alegorías.

Si es así, entonces no hay nada que nos obligue a considerar que la Biblia entra en contradicción con la ciencia moderna. Hay muchos judíos y cristianos que son sinceramente religiosos y que consideran que la Biblia es exactamente eso, una guía teológica y moral, una obra maestra de la poesía..., pero no un manual de astronomía, geología o biología. No les resulta problemático aceptar tanto la Biblia como la ciencia moderna, poniendo a cada una en su lugar.

Basado en un texto de Isaac Asimov

13 comentarios:

  1. Una acotación, cuando dices "¿Y qué es ese cielo que cubre la superficie de la Tierra como una tienda?", ellos le llaman "la cúpula" o "domo". Te conviene cambiarlo, ya que la gente en google busca cúpula o domo, no tienda. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la acotación. No puedo cambiar la frase porque en la biblia jamás aparece la palabra "domo", pero hice una pequeña aclaración un poco más adelante. ;)

    ResponderEliminar
  3. ¿Entonces, que se detuvo cuando Israel peleaba contra Amalec, y Josué ordenó al sol y la luna detenerse en lugares específicos, el sol o la tierra?
    Si la respuesta es que lo que se detuvo fue la rotación de la tierra, entonces debemos hacer los cálculos matemáticos para determinar qué pasa con un cuerpo que está parado en una esfera de 40 mil Kms. de circunferencia, girando a 3600 km/h y de pronto se detiene. ¿A donde debe parar todo esa materia con una fuerza de inercia inmensamente grande? Si podemos resolver ese problema entonces podríamos tener un debate objetivo. La ciencia falsa nos ha vendido ideas y las ha respaldado con "fotografías" tomas por la nasa, que mi hijo podría hacer mejor en un programa de ordenador. Por otra parte si la Biblia dice lo que quiere decir, lo que se detuvo fue el sol, porque textualamente dice que el sol se detuvo. Por otra parte pensando en la tierra que gira, simulemos un poco está teoria, tómese un tocadiscos (de esos de discos de celulosa) y ponga en el borde más alejado del centro un muñeco, otro en medio y otro lo más cercano posible al centro, pegados con pegamento, ponga en marcha el toca discos y observe la velocidad a la que se mueve cada muñeco, aunque la velocidad será la misma , la fuerza centrífuga será más fuerte en el círculo exterior teniendo más probabilidad de desprenderse primero el muñeco del borde. pero su vuelta sería más amplia, sin embargo la vuelta del centro sería más corta, con menos fuerza centrífuga pero con más agresividad. Ahora traslademos eso a una tierra que gira, debería llegar un punto justo en el eje de rotación terrestre donde un persona parada debería estar giriando como un trompo. pero eso no sucede. Así que les animo a analizar más y no dejarse llevar por la falsamente llamada ciencia. bendiciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, el sentido común apunta a que este evento jamás sucedió.

      Si tal prodigio hubiera ocurrido, sin importar si fue la tierra a que dejó de girar o el sol en el caso de una tierra inmóvil, este suceso habría quedado registrado en todas las culturas del mundo. Es imposible creer que pueblos tan prolijos en sus observaciones y acostumbrados a registrar todo, no hubieran notado que el sol no apareció en la mañana con su habitual puntualidad o que quedó inmóvil en el cielo. Estaría lleno de registros en China, Mesopotamia, Egipto y en cualquier parte del mundo que uno pudiera buscar.

      Eliminar
    2. Con respecto a la fuerza centrífuga, tenga usted en cuenta que estamos hablando de un giro cada 24 horas. Coloque usted en su tocadiscos un disco de 12.000 km de diámetro y hágalo girar a razón de una vuelta cada 24 horas. Piense en la aguja horaria de un reloj. Completa dos vueltas en un día, y su movimiento angular es imperceptible... bueno, la tierra gira a la mitad de esa velocidad.

      Eliminar
    3. el sentido común apunta.... magnifico valor empírico que demuestra la realidad sin lugar a dudas, el sentido común. Debe ser por eso que es el menos común de los sentidos...
      Si le preguntas a una persona sin influencia exterior al respecto, (lo cual ya se que es casi imposible), pero su sentido común le diría que la tierra es plana y no se mueve. En fin que cada cual cree lo que quiere creer.
      "Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol." Eclesiastés 1:9

      Eliminar
    4. Te faltó lo que sigue: "¿Hay algo de que se pueda decir: Mira, esto es nuevo? Ya existía en los siglos que nos precedieron." Pues claro, hace siglos que existen las computadores, claro, nada hay nuevo bajo el sol...

      Eliminar
    5. hasta allí llega su arrogancia?? eres capaz de asegurar lo que fue...??

      Eliminar
  4. Imperceptible solo asumiendo que tu teoría es cierta, pero si suponemos que es verdad, esto aplicaría solo en el borde, es decir en el "Ecuador". Pero a medida que te acercaras al centro del eje el giro se haría cada vez más evidente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. puedes pararte en el ecuador o en alguno de los polos... siempre será una única vuelta cada 24 horas, no hay manera de que lo sientas.

      Eliminar
  5. Creo que tus posturas son bastante gastadas. Es tan sencillo como esto; haré algunas preguntas y similares lo que creo
    Que responderías:
    P 1: ¿Por qué si la tierra gira a 1600 km/h no salimos disparados por el aire?
    R: Porque la
    Fuerza de gravedad es tan fuerte que nos atrae al centro de la tierra.

    P2 : ¿La fuerza de gravedad es igual o diferente en el Ecuador o en los supuestos polos?
    R: La fuerza de gravedad es igual porque nos atrae al núcleo de la tierra

    P3: ¿En que dirección gira la tierra según tu teoría?
    R: Gira de oeste a este

    P4: Entocnes la tierra gira sobre un eje?
    R: Sí

    P5: ¿Como se compensa la fuerza centrífuga si hay dos personas de pie. Una en el Ecuador y la otra en el punto medio entre el Ecuador y el "polo norte"?
    R: .........zzzzz..........

    Girando a 1600 km/h la persona parada entre el Ecuador y el polo debería ser jalada hacia un lado por la fuerza centrífuga. Lo
    Uña obviamente no sucede. La arrogancia no tiene nada que ver, sino el sentido común y la verdadera ciencia. Saludos

    ResponderEliminar
  6. La velocidad de rotación es: 0,0000729 rad/s punto.

    ResponderEliminar

Comentarios soeces, insultos, amenazas, etc. Serán rechazados. Tienes libertad para publicar, pero no debes desperdiciarla.

Comentarios anónimos podrán ser publicados pero no serán respondidos.