viernes, 20 de octubre de 2017

Astronomía Zetética (S. Rowbotham) Capítulo XIV - Por qué casco de un barco desaparece antes que su mástil? / Perspectiva en el Mar

Capítulo XIV: Examen de las llamadas "pruebas" de la esfericidad terrestre

Por qué casco de un barco desaparece antes que su mástil?
Ya se ha demostrado que los astrónomos de la escuela copernicana simplemente asumieron la rotundidad de la tierra como una doctrina que les permitió explicar ciertos fenómenos bien conocidos. "¿Qué otra explicación se puede imaginar excepto la esfericidad de la tierra?" es el lenguaje del Profesor de Morgan, y expresa el estado de ánimo de todos los que sostienen que la Tierra es un globo terráqueo. Por su parte, existe una inocencia casi divertida del hecho, que al tratar de explicar los fenómenos por la suposición de la rotundidad, otra suposición está necesariamente involucrada, a saber, que nada más explicará el fenómeno en cuestión, sino la conclusión perdida y gratuita de que se han comprometido a sí mismos. Argumentar, por ejemplo, que debido a que la parte inferior de un vaso hacia afuera desaparece antes del mástil,ser redondo, es suponer que una superficie redonda solo puede producir tal efecto. Pero si se puede demostrar que una simple ley de perspectiva en relación con una superficie plana produce necesariamente esta apariencia, no se requiere la asunción de rotundidad y se pueden evitar todas las falacias y confusiones engañosas involucradas o mezcladas con ella.

Antes de explicar la influencia de la perspectiva para causar que el casco de un barco desaparezca primero cuando se dirige hacia afuera, es necesario eliminar un error en su aplicación, que los artistas y maestros generalmente han cometido, y que si persiste no solo evitará su dando, como lo ha hecho hasta ahora, representaciones absolutamente correctas de las cosas naturales, pero también las priva del poder de entender la causa de la parte inferior de cualquier objeto retrocediendo desapareciendo ante el ojo antes de cualquier porción superior, aunque la superficie sobre la cual se mueve es reconocido y probadamente horizontal.

En primer lugar, es fácilmente demostrable que, como se muestra en los siguientes diagramas, la fig. 71, líneas que son equidistantes

Fig 71
 "El rango del ojo, o el diámetro del campo de visión, es 110°; en consecuencia, este es el ángulo más grande bajo el cual se puede ver un objeto. El rango de visión es de 110° a 1°. El ángulo más pequeño bajo el cual se puede ver un objeto es, en promedio, para diferentes vistas, la sexagésima parte de un grado o un minuto en el espacio; de modo que cuando un objeto se retira del ojo 3000 veces su propio diámetro, solo se podrá distinguir; en consecuencia, la mayor distancia a la que podemos contemplar un objeto como un chelín de una pulgada de diámetro, es de 3000 pulgadas o 250 pies". ("Maravillas de la ciencia", por Mayhew)
Lo anterior se puede llamar la ley de la perspectiva. Se puede dar en un lenguaje más formal, como el siguiente: cuando cualquier objeto o parte del mismo está tan alejado que su mayor diámetro subtiende al ojo del observador, un ángulo de un minuto o menos de grado, ya no es visible.

De lo anterior, sigue:


  1. Que cuanto más grande sea el objeto, más se requerirá ir del observador antes de que se vuelva invisible.
  2. Cuanto más lejos se separen dos cuerpos, o dos partes del mismo cuerpo, más deben retroceder antes de que parezcan converger al mismo punto.
  3. Cualquier parte distintiva de un cuerpo que retrocede se volverá invisible ante la totalidad o una parte más grande del mismo cuerpo.

La primera y la segunda de las proposiciones anteriores son evidentes por sí mismas. El tercero puede ilustrarse con el siguiente diagrama, fig. 73

Fig. 73
A representa un disco de madera o cartón, digamos un pie de diámetro, y pintado de negro, excepto una pulgada de diámetro en el centro. Al llevar este disco a unos treinta metros de distancia de un observador en A, el centro blanco aparecerá considerablemente disminuido, como se muestra en B, y al quitarlo aún más, el blanco central se volverá invisible, el disco aparecerá como C, completamente negro. Nuevamente, si un disco similar es de color negro, excepto un segmento de, por ejemplo, una pulgada de profundidad en el borde inferior, al moverlo hacia adelante, el segmento inferior desaparecerá gradualmente, como se muestra en A, B y C, en el diagrama fig. 74. Si el disco está permitido descansar en un tablero D, el efecto es aún más sorprendente. El disco en C aparecerá perfectamente redondo, el segmento blanco habrá desaparecido.

FIg. 74
La aplicación errónea de la perspectiva ya mencionada es la siguiente: Es bien sabido que al mirar a lo largo de una fila de edificios de considerable longitud, cada objeto debajo del ojo parece ascender hacia la línea del ojo; y cada cosa sobre el ojo parece descender hacia la misma línea del ojo; y un artista, que desea representar tal visión en el papel, generalmente adopta la siguiente regla: dibujar una línea sobre el papel o lienzo a la altura del ojo. A esta línea, como un punto de fuga, dibuje todas las demás líneas arriba y abajo, independientemente de su distancia, como en el diagrama 75.

 Fig. 75
Supongamos que A-B y C-D representan dos líneas paralelas pero no equidistantes de la línea de visión E-H. Para un observador en E, el punto de fuga de C-D estaría en H, porque las líneas C-D y E-H, se unirían en H, en un ángulo de un minuto de grado. Pero es evidente de una sola mirada en el diagrama que H no puede ser el punto de fuga de A-B, porque la distancia E-A, que es mayor que E-C, el ángulo A-H-E, también es mayor que C-H-E; es, de hecho, considerablemente más de un minuto de un grado. Por lo tanto, la línea A-B, no puede tener su punto de fuga en la línea E-H, a menos que sea llevada hacia W. Por lo tanto, la línea A-W, es la verdadera línea de perspectiva de A-B, formando un ángulo de un minuto en W, que es el verdadero punto de fuga de A-B, ya que H es el punto de fuga de C-D y G-H, porque estas dos líneas son equidistantes de la línea del ojo.

El error en la perspectiva, que se comete casi universalmente, consiste en hacer que las líneas distantes de la línea del ojo converjan hacia un mismo punto de fuga. Mientras que es demostrable que las líneas más distantes de una línea del ojo necesariamente deben converger menos rápidamente, y deben llevarse más allá de la línea del ojo antes de que se encuentren en el ángulo de un minuto, lo que constituye el punto de fuga.

Una muy buena ilustración de la diferencia se da en la fig. 76. La perspectiva falsa o imperante traería las líneas A-B y C-D, al mismo punto H; pero la perspectiva verdadera o natural trae la línea A, B, al punto W, porque allí y allí solo A-W-E, se convierten en el mismo ángulo que C-H, E. Debe ser el mismo ángulo o no es el punto de fuga.

Fig. 76
La ley representada en el diagrama de arriba es la "ley de la naturaleza". Se puede ver en cada capa de una pared larga; en cada seto y orilla del camino, y de hecho en todas las direcciones donde las líneas y los objetos corren paralelos entre sí; pero ninguna ilustración de la perspectiva contraria se ve en la naturaleza. En las imágenes que abundan en nuestras colecciones públicas y privadas, sin embargo, con demasiada frecuencia puede ser presenciado, dando un grado de distorsión a las pinturas y dibujos, por lo demás bellamente ejecutados, que golpea al observador como muy antinatural, pero, como él supone, correcto artística o teóricamente.

La teoría que afirma que todas las líneas paralelas convergen en un solo y mismo punto en la línea del ojo, es un error. Es cierto solo en líneas equidistantes de la línea del ojo; las líneas más o menos separadas se encuentran con la línea del ojo a diferentes distancias , y el punto en el que se encuentran es donde solo cada una forma el ángulo de un minuto de grado, o cualquier otra medida angular que se decida como el punto de fuga . Esta es la verdadera ley de la perspectiva como lo muestra la naturaleza misma; cualquier idea en contrario es falaz, y engañará a cualquiera que pueda sostenerla y aplicarla a la práctica.

De acuerdo con la ley de la perspectiva natural antes mencionada, las siguientes ilustraciones son importantes porque representan fenómenos realmente observados. En una larga hilera de lámparas, de pie sobre un terreno horizontal, los pedestales, si son cortos, disminuyen gradualmente hasta que a una distancia de unos cientos de metros parecen desaparecer, y las partes superiores y más delgadas de las lámparas parecen tocar el suelo, como se muestra en el siguiente diagrama, fig. 77

Fig. 77
Las líneas A-B y C-D representan la profundidad real o la longitud de toda la serie de lámparas, como de C a A. Un observador coloca su ojo un poco a la derecha o a la izquierda del punto E, y mirando a lo largo de la fila verá que cada pedestal siguiente aparece más corto que el anterior, y a cierta distancia la línea C-D, parecerá encontrarse con la línea del ojo en  los pedestales en ese punto ya no son visibles, el la parte superior de cada lámpara sucesiva parece estar parada sin pedestal . En el punto H donde los pedestales desaparecen, las porciones superiores de las lámparas parecen haberse acortado considerablemente, como lo muestra la línea A, W, pero mucho después de que los pedestales hayan entrado en el punto de fuga, las partes superiores aparecerán por encima de la línea de visión E-H, o hasta que la línea A-W, se encuentre con la línea E-H, en un ángulo de un minuto de grado. Una hilera de lámparas como la descrita anteriormente se puede ver en York Road, que recorre más de 600 yardas en el extremo sur de Regent's Park, Londres.

En el mismo camino, el siguiente caso puede verse en cualquier momento.

Fig. 78
Envía una niña, con prendas cortas, de C a D; al avanzar cien yardas o más (según la profundidad de las extremidades expuestas) la parte inferior del vestido o la prenda más larga parecerá tocar el suelo; y al llegar a H, el punto de fuga de las líneas C-D y E-H, las extremidades habrán desaparecido, y la parte superior del cuerpo continuará visible, pero se acortará gradualmente hasta que llegue la línea A-B contacto con E-H, en el ángulo de un minuto.

Si se observa un tren que retrocede en una porción larga, recta y horizontal del ferrocarril, la parte inferior del último carro parecerá acercarse gradualmente a los carriles, hasta aproximadamente la distancia de dos millas la línea del riel y la parte inferior del carruaje parecerán juntarse, como se muestra en la fig. 79

Fig. 79
La orilla sur del canal del Duque de Bridgewater (que pasa entre Manchester y Runcorn) en el vecindario de Sale y Timperley, en Cheshire, corre paralela a la superficie del agua, a una altura de aproximadamente dieciocho pulgadas, y en este punto el canal es una línea recta por más de una milla terrestre. En este banco se colocaron ocho banderas, cada una de 6 pies de alto, a intervalos de 300 yardas, y al mirar desde el camino de remolque en el lado opuesto, el banco pareció a lo lejos disminuir gradualmente en profundidad, hasta que la hierba y la superficie del agua convergieron a un punto, y la última bandera parecía estar parada no en la orilla sino en el agua del canal, como se muestra en el diagrama fig. 80

Fig. 80
Las banderas y el banco tenían a lo largo de toda la longitud la altitud y la profundidad representadas por las líneas respectivamente A-B y C-D.

Saliendo a la Bahía de Dublín hay una larga muralla de aproximadamente tres kilómetros de longitud, y al final, al lado del mar, se encuentra el Faro de Poolbeg. En una ocasión, el autor sentado en un bote frente a "Irish Town", a 5 km de la pared costera, notó que el faro parecía brotar del agua, como se muestra en el diagrama fig. 81

Fig. 81
La parte superior de la pared parecía declinar gradualmente hacia el nivel del mar, como de B a A; pero al remar rápidamente hacia A, se encontró que el faro estaba parado en el extremo de la pared, que tenía por lo menos cuatro pies de profundidad vertical sobre el agua. como se ve en el siguiente diagrama, fig. 82

A partir de los varios casos ahora presentados, que se seleccionan de un gran número de instancias que involucran la misma ley, la tercera proposición (Cualquier parte distintiva de un cuerpo que retrocede se volverá invisible ante la totalidad o una parte más grande del mismo cuerpo), está suficientemente demostrada. Por lo tanto, se verá fácilmente que el casco de un barco que retrocede obedeciendo la misma ley debe desaparecer en una superficie plana, antes de la cabeza del mástil. Si se presenta bajo la forma de un silogismo, la conclusión es inevitable:

Cualquier parte distintiva de un objeto retrocedido se vuelve invisible antes que la totalidad o una parte más grande del mismo objeto.

El casco es una parte distintiva de un barco. Ergo, el casco de una nave que retrocede o que se dirige hacia afuera debe desaparecer antes que el conjunto, incluida la cabeza del mástil.

Para dar al argumento un carácter más práctico y náutico, puede expresarse de la siguiente manera:

La parte de cualquier cuerpo que se aleja más cerca de la superficie sobre la cual se mueve, se contrae y se vuelve visible antes que las partes que están más alejadas de dicha superficie, como se muestra en las Figs. 63; 64; 65; 66; 67; 68; 69 y 70 .

El casco de un barco está más cerca del agua, la superficie sobre la que se mueve, que la cabeza del mástil. Ergo , el casco de una nave con destino al exterior debe ser el primero en desaparecer.

Esto se verá matemáticamente en el siguiente diagrama, fig. 83

Fig 83

La línea A-B, representa la altitud de la cabeza del mástil; E-H, del observador, y C-D, de la superficie horizontal del mar. Según la ley de la perspectiva, la superficie del agua parece ascender hacia la línea del ojo, encontrándose con ella en el punto H, que es el horizonte. El barco parece ascender en el plano inclinado C-H, y el casco disminuye gradualmente hasta que al llegar al horizonte H es aparentemente tan pequeño que su profundidad vertical subtiende un ángulo, en el ojo del observador, de menos de un minuto de un grado, y por lo tanto es invisible; mientras el ángulo subtendido por el espacio entre el mástil y la superficie del agua es considerablemente más de un minuto, y por lo tanto, aunque el casco ha desaparecido en el horizonte como el punto de fuga, el mástil es aún visible sobre el horizonte. Pero, al continuar navegando, la cabeza del mástil desciende gradualmente en la dirección de la línea A-W, hasta que finalmente forma el mismo ángulo de un minuto en el ojo del observador, y luego se vuelve invisible.

Aquellos que creen que la Tierra es un globo terráqueo a menudo han tratado de demostrar que es así citando el hecho de que cuando el casco del barco ha desaparecido, si un observador asciende a una posición más alta, el casco vuelve a ser visible. Pero esto, es lógicamente prematuro; tal resultado surge simplemente del hecho de que al elevar su posición la línea del ojo se aleja más sobre el agua antes de que forme el ángulo de un minuto de grado, y esto incluye y devuelve el casco al punto de fuga, como se muestra en la Fig. 84

Fig. 84
La altura de la línea del ojo E-H, siendo mayor, el horizonte o punto de fuga se forma en la fig. 2 en lugar de en la fig. 1, como en la ilustración anterior.

Por lo tanto, el fenómeno de que el casco de un buque con rumbo al exterior sea el primero en desaparecer, que se ha citado y citado tan universalmente como prueba de la rotundidad de la Tierra, es bastante, lógica y matemáticamente, una prueba de lo contrario, la tierra es un plano. Eso ha sido malentendido y mal aplicado como consecuencia de una visión errónea de las leyes de la perspectiva y el deseo invicto de apoyar una teoría. Que no tiene ningún valor para tal fin ahora está completamente demostrado.

Perspectiva en el mar
Ahora tenemos que considerar una modificación muy importante de este fenómeno, a saber, que en los diversos casos ilustrados por los diagramas Nos. 71 a 84 inclusive, cuando las partes inferiores de los objetos han entrado en el punto de fuga, y desaparecen a simple vista, un telescopio de poder considerable los restaurará para ver; pero en el caso del casco de un barco, un telescopio no puede restaurarlo, por muy poderoso que sea. Este hecho se considera de tan gran importancia, y tanto se lo considera como un argumento para la rotundidad de los filósofos newtonianos, que exige en este lugar una consideración especial. Ya se ha demostrado que la ley de la perspectiva, como se enseña comúnmente en nuestras escuelas de arte, es falaz y contraria a todo lo que se ve en la naturaleza. Si un objeto se mantiene en el aire, y se lleva gradualmente de un observador que mantiene su posición, es cierto que todas sus partes convergerán en un solo y mismo punto: el centro, en relación a lo cual el todo se contrae y disminuye. Pero si el mismo objeto se coloca en el suelo o en un tablero, como se muestra en el diagrama 74, y la parte inferior hecha distintiva en forma o color, y de forma similar se alejó de un observador fijo, el mismo predicado es falso. En el primer caso, el centro del objeto es el dato al que convergen todos los puntos del exterior; pero en el segundo caso, el suelo o el tablero se convierte prácticamente en el dato en el que todas las partes del objeto convergen en sucesión, comenzando por el más bajo o el más cercano.

Ejemplos: Un hombre con pantalones ligeros y botas negras caminando a lo largo de un camino llano, aparecerá a cierta distancia como si las botas hubieran sido removidas y los pantalones puestos en contacto con el suelo. En una ocasión, el autor y varios amigos presenciaron una especie de revisión o simulacro especial de infantería en el espacio abierto detrás de Horse Guards, en Whitehall. Fue en el mes de julio, y los soldados tenían su ropa de verano, todas sus "vestiduras inferiores" eran blancas, y cuando estaban cerca de ellas, las botas negras bien pulidas eran visibles a una profundidad de tres o cuatro pulgadas, permaneciendo claramente entre la tela blanca de los pantalones, y la grava marrón y amarillenta y arena del patio de armas. Al mudarme a unos cientos de pies de distancia, a lo largo de uno de los paseos en St. James's Park, las tres o cuatro pulgadas de profundidad de las botas negras subrayaban un ángulo en el ojo tan agudo que ya no eran visibles, y los pantalones casi blancos como la nieve de una hilera de hombres parecían estar en contacto real con el suelo. Todos los hombres, cuando se volteaban o tenían la espalda hacia los espectadores, parecían no tener pies. El efecto fue notable y formó una ilustración muy llamativa de la verdadera ley de la perspectiva. Después de observar las maniobras por un corto tiempo. a un grupo de soldados se los "quitó" para relevar a la guardia en los Palacios de St. James y Buckingham, y al seguirlos, por la avenida del parque volvimos a ver el fenómeno de una fila de soldados que marchaban aparentemente sin pies. y los pantalones casi blancos como la nieve de una hilera de hombres parecían estar en contacto real con el suelo. Todos los hombres, cuando se volteaban o tenían la espalda hacia los espectadores, parecían no tener pies. El efecto fue notable y formó una ilustración muy llamativa de la verdadera ley de la perspectiva. Después de observar las maniobras por un corto tiempo. a un grupo de soldados se los "quitó" para relevar a la guardia en los Palacios de St. James y Buckingham, y al seguirlos, por la avenida del parque volvimos a ver el fenómeno de una fila de soldados que marchaban aparentemente sin pies. y los pantalones casi blancos como la nieve de una hilera de hombres parecían estar en contacto real con el suelo. Todos los hombres, cuando se volteaban o tenían la espalda hacia los espectadores, parecían no tener pies. El efecto fue notable y formó una ilustración muy llamativa de la verdadera ley de la perspectiva. Después de observar las maniobras por un corto tiempo. a un grupo de soldados se los "quitó" para relevar a la guardia en los Palacios de St. James y Buckingham, y al seguirlos, por la avenida del parque volvimos a ver el fenómeno de una fila de soldados que marchaban aparentemente sin pies.

Un pequeño perro corriendo parece acortar gradualmente por las piernas, que a distancia, de menos de media milla, serán invisibles, y el cuerpo o tronco del animal parecerá deslizarse sobre la tierra.

Los caballos y el ganado que se alejan de un punto determinado en un terreno horizontal, parecerán perder sus cascos y caminar sobre las extremidades óseas o los muñones de las extremidades.

Los carruajes que retroceden de manera similar parecerán perder esa parte del borde de las ruedas que toca la tierra. Los ejes también parecerán bajar, ya la distancia de una o dos millas, según el diámetro de las ruedas, el cuerpo del carro parecerá arrastrarse en contacto con el suelo.

Una niña, con prendas cortas que terminan diez o doce pulgadas por encima de los pies, al caminar hacia adelante, parece hundirse hacia la tierra, el espacio entre el cual y la parte inferior del vestido parecerá disminuir gradualmente, y en la distancia de media o menos millas de las extremidades que se vieron por primera vez por diez o doce pulgadas serán invisibles - la parte inferior de la prenda parecerá tocar el suelo. Todo el cuerpo de la niña, por supuesto, disminuirá gradualmente a medida que retroceda, pero la profundidad de las extremidades, o la parte inferior, desaparecerá antes que los hombros y la cabeza, como se ilustra en el diagrama 78.

Estas instancias que son solo unas pocas seleccionadas de un gran número que se ha recopilado, serán suficientes para demostrar más allá del poder de la duda o la necesidad de controversia, que sobre una superficie plana o horizontal las partes más bajas de los cuerpos retroceden de un determinado punto de observación necesariamente desaparecen antes que el más alto.

Esta sería una explicación suficiente de la desaparición del casco de un barco antes del aparejo y el mástil; pero como ya se dijo en cada una de las instancias dadas, excepto la del barco en el mar, un telescopio se restaurará para ver lo que haya desaparecido a simple vista. Sería lo mismo en el caso del casco del barco si todas las condiciones fueran las mismas. Si la superficie del mar no tuviera movimiento o irregularidad, o si estuviera congelada y por lo tanto estacionaria y uniforme, un telescopio de potencia suficiente para ampliar a la distancia, en todo momento restablecería el casco a la vista. En cualquier lago o canal congelado, especialmente en el "Bedford Canal", en el condado de Cambridge, en invierno y en un día claro, se puede observar a los patinadores a varias millas de distancia, parece deslizarse sobre extremidades sin pies: patines y botas bastante invisibles a simple vista, pero claramente visibles a través de un buen telescopio. Pero incluso en el mar, cuando el agua está muy tranquila, si se observa un barco hasta que simplemente "casco abajo", un poderoso telescopio colocado sobre él restaurará el casco a la vista. De lo cual se deduce que la parte inferior de un barco en retroceso desaparece por la influencia de la perspectiva y no se hunde detrás de la cima de una superficie convexa. Si no es así, se deduce que el telescopio lleva la línea de visión a través de la masa de agua, o sobre su superficie y hacia el otro lado. Esto sería, de hecho, "mirando a la vuelta de la esquina", un poder que, ni el de penetrar en un medio denso y extenso como el agua, nunca ha sido reclamado para instrumentos ópticos de ningún tipo.

Sobre el mar se modifica la ley de la perspectiva porque la condición principal, la estabilidad en la superficie o línea de referencia, se cambia. Cuando la superficie está en calma, el casco de un buque se puede ver a una distancia mucho mayor que cuando es áspero y tormentoso. Esto se puede verificar fácilmente mediante observaciones sobre objetos fijos a distancias conocidas, como barcos ligeros, faros, muros de mar, cabeceras, o la mampostería de baterías de colores claros, como las que se construyen en la costa en muchas partes. del mundo.

En mayo de 1864, el autor, con varios caballeros que asistieron mal a sus conferencias en Gosport, hizo una serie de observaciones sobre el barco-faro "Nab", desde las escaleras del muelle de Victoria, en Portsmouth. Desde una elevación de treinta y dos pulgadas sobre el agua, cuando estaba muy tranquilo, la mayor parte del casco de la nave, a través de un buen telescopio, claramente visible. Pero en otras ocasiones, cuando el agua estaba muy perturbada, no se podía ver ninguna porción del casco desde la misma elevación, y con el mismo o incluso más potente telescopio. En otras ocasiones, cuando el agua estaba más o menos en calma, solo se podía ver una pequeña porción del casco, y algunas veces la parte superior de las amuradas. Estas observaciones no solo prueban que la distancia a la que los objetos en el mar se pueden ver con un telescopio poderoso depende en gran medida del estado del agua, sino que proporcionan un fuerte argumento en contra de la rotundidad. El faro "Nab" está a ocho millas de distancia del muelle de Victoria, y permitiendo treinta y dos pulgadas para la altitud de los observadores, y diez pies para la altura de las amuradas sobre la línea de agua, encontramos que incluso si el agua eran perfectamente lisos y estacionarios, la parte superior del casco debería estar siempre a catorce pies debajo del horizonte. Muchas observaciones similares a las anteriores tienen y diez pies para la altura de las amuradas sobre la línea de flotación, encontramos que incluso si el agua fuera perfectamente lisa y estacionaria, la parte superior del casco debería estar siempre a catorce pies debajo del horizonte. Muchas observaciones similares a las anteriores tienen y diez pies para la altura de las amuradas sobre la línea de flotación, encontramos que incluso si el agua fuera perfectamente lisa y estacionaria, la parte superior del casco debería estar siempre a catorce pies debajo del horizonte. (...)

Que los buques, faros, barcos ligeros, boyas, señales y otros objetos conocidos y fijos a veces se ven con mayor claridad que en otras ocasiones, y que a menudo, desde la misma elevación común, se pierden de vista cuando el mar está agitado, no pueden ser negado o dudado por cualquiera de experiencia en asuntos náuticos.

La conclusión que tales observaciones necesitan y nos obligan es que la ley de la perspectiva, que es visible en todas partes en la tierra, se modifica cuando se observa en relación con objetos en el mar o cerca de él. ¿Pero cómo modificado? Si el agua estuviese congelada y en perfecto reposo, cualquier objeto en su superficie se vería una y otra vez tan a menudo como desapareciera y en la medida en que pudiera ejercerse sobre ella una potencia telescópica o de aumento. Pero porque este no es el caso, porque el agua siempre está más o menos en movimiento, no solo de progresión sino de fluctuación y ondulación, las "olas" y las olas en las que se rompe la superficie, operan para evitar que la línea de visión pase absolutamente paralela a la línea de agua horizontal.

En el Experimento 15 del Cap. 2 se muestra que la superficie del mar parece elevarse hasta el nivel o la altitud del ojo; y que a cierta distancia, menor o mayor, según la elevación del observador, la línea de visión y la superficie del agua parecen converger a un "punto de fuga", que en realidad es "el horizonte". Si este horizonte estuviera formado por la unión aparente de dos líneas paralelas perfectamente estacionarias, podría, como se dijo antes, ser penetrado por un telescopio de potencia suficiente para ampliar a la distancia, por grande que fuera, a la que haya navegado cualquier embarcación. Pero debido a que la superficie del mar no es estacionaria , la línea de visión debe pasar por alto el horizonte, o punto de fuga, en un ángulo en el ojo del observador, dependiendo de la cantidad de "oleaje" en el agua. Esto quedará claro con el siguiente diagrama, fig. 85

Fig. 85
La línea C-D representa la superficie horizontal del agua. Por la ley de la perspectiva que opera sin interferencia de ninguna causa local, la superficie parecerá ascender al punto B, que es el horizonte, o punto de fuga para el observador en A; pero debido a que el agua se ondula, la línea A-B, necesariamente se convierte en A-H-S, y la dirección angular de esta línea se vuelve menor o mayor si la ondulación en H aumenta o disminuye. Por lo tanto, cuando un barco ha alcanzado el punto H, el horizonte; la línea de visión comienza a cortar la jarcia más y más hacia la cabeza del mástil, a medida que el barco retrocede más y más. En tal posición, un telescopio se agrandará y hará más visible toda esa parte del aparejo que está por encima de la línea A-H-S, pero no puede restaurar esa parte, incluido el casco, que está debajo de ella. Las ondas en el punto H, cualquiera que sea su magnitud real, se magnifican y se volverá más obstructivo por el mismo instrumento (el telescopio), que se emplea para hacer los objetos lejanos más claramente visibles; y así se observa a menudo de manera muy llamativa el fenómeno, mientras que un telescopio poderoso hará que las velas y el aparejo de un barco traspasen el horizonte H, tan distintos que los diferentes tipos de cuerdas se pueden distinguir fácilmente, no la menor parte del casco. grande y sólido como es, se puede ver. Las "aguas de cresta" forman una barrera a la línea de visión horizontal tan sustancial como la cumbre de una roca interpuesta. Y debido a que la barrera acuosa se magnifica y prácticamente aumenta con el telescopio, surge la condición paradójica de que cuanto mayor es la potencia del instrumento, menos se puede ver con él.

Por lo tanto, hemos determinado mediante un simple proceso zetético, independientemente de todas las teorías, e independientemente de las consecuencias, que la desaparición del casco de un barco hacia el exterior es el resultado natural de la ley de perspectiva que opera en una superficie plana, pero modificada por el movilidad del agua; y lógicamente no tiene ninguna conexión real con la doctrina de la rotundidad de la tierra. Todo lo que se puede decir de él es que tal fenómeno existiría si la tierra fuera un globo terráqueo; pero no puede emplearse como una prueba de que la asunción de la rotundidad es correcta.

La mayor parte de lo aquí expuesto, ya fue tratado en el excelente post de mi distinguido colega Jesús Campo Garrido en su post "Poniendo las cosas en perspectiva", por lo que nos saltaremos esta parte e invitamos al lector a seguir el enlace correspondiente.

Me referiré, no obstante a lo que Rowbotham nos muestra en las figuras 73 y 74 (el atento lector habrá notado que falta la figura 72. No la he omitido. Falta en el original)

En la primera figura, vemos cómo el disco se hace más y más pequeño a medida que nos alejamos de él. Imaginemos que se trata de el sol... Según esto, debería hacerse más pequeño a medida que se alejara de nosotros, pero el sol SIEMPRE tiene el mismo tamaño.

Un detalle interesante para señalar en la Fig. 74: Rowbotham afirma que
"...el efecto es aún más sorprendente. El disco en C (cuando está más alejado) aparecerá perfectamente redondo, el segmento blanco habrá desaparecido".
Efectivamente, así sucede. Puede que el sector pintado de blanco sea tan pequeño que no pueda distinguirse, pero eso no afecta la forma del objeto que estamos viendo. Sin embargo, los tierraplanistas insisten en recurrir a la Ley de Perspectiva Especial terraplana para intentar explicar las puestas de sol tras el horizonte. Según nos explica Rowbotham, el sol debería irse achicando hasta desaparecer.

Trata de justificar la desaparición de los cascos de los barcos antes de que lo haga la superestructura, achacándole el fenómeno a las olas...

.
...pero esto no podría explicar que desaparezca el sol ante nuestros ojos de esta manera, sobre todo en tierra firme.

Otra cosa...

La perspectiva no está relacionada con el horizonte, en primer lugar. Un avión volando a 10.000 metros de altura, sobre nuestras cabezas, lo veremos muy pequeñito, poco más que un puntito, pero lo seguimos viendo sobre nuestras cabezas, y completo. No se oculta detrás del horizonte, sino que desaparece de nuestra vista mucho antes de llegar al horizonte y, por supuesto, no desaparece de abajo hacia arriba. Todas las reglas de la perspectiva aplican a lo que vemos, pero el horizonte no interviene para nada.





jueves, 5 de octubre de 2017

Astronomía Zetética (S. Rowbotham) Capítulo XIII

Capítulo XIII: La verdadera posición de la tierra en el universo; formación comparativamente reciente; condición química actual; y acerca de la destrucción por incendio.

Se ha demostrado que la Tierra es un plano cuyo centro de superficie está inmediatamente debajo de la estrella llamada "Polaris", y cuyas extremidades están limitadas por una vasta región de hielo y agua y masas irregulares de tierra, que llevan evidencia de acción y origen plutónico o ardiente.

(...)

Hasta qué punto en la oscuridad y la oscuridad del sur este desierto de tormenta y elementos de lucha se extiende no hay en la actualidad ninguna evidencia. Todo lo que podemos decir es que el hombre, con toda su mayor audacia y poder de resistencia, sólo ha logrado llegar al umbral de esta región inquieta, oscura y prohibitiva del mundo material.

La tierra descansa sobre y dentro de las aguas del "gran abismo". Es una vasta "isla flotante", sustentada por las aguas, y sostenida en su lugar por largas "espuelas" de tierra disparando en las barreras heladas de la circunferencia meridional. Las investigaciones geológicas demuestran que fue originalmente una estructura estratificada, definida y regular en forma y extensión, y que todas las formaciones confusas e irregulares observables en casi todas las partes han resultado de convulsiones internas.

El análisis químico nos demuestra el hecho importante de que la gran masa de la tierra distinta de las aguas, está compuesta de óxidos metálicos, o de metales en combinación con oxígeno, y también de azufre, cloro, carbono y otros elementos. Cuando se toman medios para eliminar el oxígeno, se encuentra que muchas de estas bases metálicas son altamente combustibles. Los experimentos con electricidad y otros poderes sutiles de la naturaleza, hacen obvio que todos los elementos de la tierra estaban originalmente en un estado de solución gaseosa, o disuelto en el gran solvente del mundo material: la electricidad. Que por una súbita abstracción de este gran y universal disolvente, los elementos fueron liberados; y debido a las diferentes afinidades y densidades relativas que se les habían asociado, se produjeron sucesivamente la combinación, la precipitación, la estratificación, la cristalización y la concreción, dando lugar a todas las rocas, minerales, minerales, depósitos, y los estratos, que ahora constituyen el mundo material habitable. Que por la acción de los elementos no preconcebidos o gaseosos, y las fuerzas eléctricas y actínicas libres sobre los gérmenes preexistentes, todas las numerosas formas de vida animal y vegetal fueron puestas en existencia y ahora se mantienen.
"A la profundidad de 50 pies del nivel del mar, la temperatura de la tierra es el mismo invierno y verano ... En la mina de carbón de Killingworth, la temperatura media anual a 400 yardas por debajo de la superficie es de 77 grados Fahrenheit, y a 300. yardas, 70 grados, mientras que en la superficie es solamente 48 grados, siendo cerca de un grado de aumento para cada 15 yardas.Por lo tanto, en 3300 yardas, el calor sería igual al agua hirviendo, teniendo 20 yardas a un grado , Lo que explica el origen de las aguas termales: el calor de las aguas de Bath es de 116 grados, por lo que parecen elevarse desde una profundidad de 1320 yardas.Por experimentos realizados en el Observatorio de París, para determinar el aumento de la temperatura desde la superficie de la tierra hacia el interior, 51 pies, o 17 yardas, corresponden al aumento del termómetro de un grado Fahrenheit.Por lo tanto, la temperatura de ebullición el agua estaría a 8212 pies, o alrededor de una y media millas inglesas, bajo París ". ("Millones de Hechos". Por Sir Richard Phillips)
"La mayor profundidad debajo de la superficie del mar que todavía se ha obtenido es probablemente la de las salinas de Nueva Salzwerk, cerca de Minden, en Prusia. Esto fue de 1993 pies... La temperatura del agua en la parte inferior era 90.8 Fahrenheit, dando un aumento medio de un grado Fahrenheit para cada 53.8 pies." ("Análisis de los Principia de Newton". Por Henry Lord Brougham)
Sir Charles Lyell, en su discurso a la Asociación Británica en Bath, en septiembre de 1864, hablando de aguas termales en general, dijo:
"Un aumento de calor se experimenta siempre que descendemos al interior de la tierra ... La estimación deducida por el Sr. Hopkins de una serie precisa de observaciones hechas en el eje de Monkwearmouth, cerca de Durham, y en el eje de Dukenfield, cerca Manchester, cada uno de ellos de 2.000 pies de profundidad.En estos ejes de la temperatura se encontró a subir a una tasa de 1 grado Fahrenheit para cada aumento de profundidad de 65 a 70 pies.

"Las observaciones hechas por M. Arago, en 1821, de que los pozos artesianos más profundos son los más cálidos, arrojaron gran luz sobre el origen de las aguas termales y sobre el establecimiento de la ley que el calor terrestre aumenta con el aumento de la profundidad. Es un hecho notable, que se ha notado recientemente, que a fines del siglo III San Patricio, probablemente obispo de Partusa, fue llevado a adoptar puntos de vista muy correctos sobre el fenómeno de las aguas termales en Cartago. Al ser preguntado cuál era la causa de que el agua hirviente saliera de la tierra, él respondió: "El fuego se nutre en las nubes, y en el interior de la tierra, como Ætna y otras montañas cerca de Nápoles te pueden enseñar. Las aguas subterráneas se elevan como si fueran sifones. La causa de las aguas termales es la siguiente: Las aguas que están más alejadas del fuego subterráneo son más frías, mientras que las que se elevan cerca del fuego se calientan por él y traen consigo a la superficie que habitamos un grado insoportable de calor. 
(El "Cosmos" de Humboldt)
El profesor Silliman, en el American Journal of Science, dice:
"Al perforar los pozos artesianos de París, la temperatura aumentó a razón de un grado cada 50 pies hacia abajo, y, razonando por causas conocidas, toda la parte interior de la tierra, o al menos una gran parte de ella, es un océano de roca derretida, agitada por vientos violentos.

Los estratos más altos del suelo comparten todas las variaciones de temperatura que dependen de las estaciones, y esta influencia se ejerce a una profundidad que, aunque varía con la latitud, nunca es muy grande, más allá de este punto la temperatura aumenta en proporción a medida que descendemos a mayores profundidades, y ha sido demostrado por numerosos y repetidos experimentos que el aumento de la temperatura es de un promedio de un grado (Fahrenheit) para alrededor de 54,5 pies. De ahí resulta que, a una profundidad de unas 12 millas de la superficie, estaremos al borde de una masa incandescente".
("Caminatas de un naturalista". Por el Sr. de Quatrefages)

"Tan grande es el calor dentro de la tierra, que en Suiza y otros países donde los manantiales de agua son muy profundos, traen a la superficie las cálidas aguas minerales tan usadas para los baños y la medicina para los enfermos, y se dice que si caváramos muy profundamente en la tierra, la temperatura aumentaría a razón de un grado del termómetro para cada 100 pies, de modo que a una profundidad de 7000 pies o una milla y media todo el agua que usted encontró sería hirviendo, y en la profundidad de cerca de 10 millas, todas las rocas se derretirían.

...Un día vendrá cuando esta tierra será quemada por el fuego. Hay fuego, como habéis oído, dentro de él, dispuesto a estallar en cualquier momento... Esta tierra, aunque cubierta todo con una sólida corteza, está en llamas dentro. Su interior se supone que es una masa ardiente de metales fundidos, brillantes, gas ardiente y lava hirviendo... La corteza sólida que cubre este fuego hacia adentro no se supone que sea mucho más que de 9 a 12 millas de espesor. Cada vez que esta corteza se abre o se halla en cualquier lugar, allí se precipitan lava, fuego, rocas fundidas, gases ardientes y cenizas, a veces en tales inundaciones que entierran ciudades enteras. De vez en cuando leemos de la tierra temblando, temblando ya veces abriéndose, y de montañas y pequeñas islas (que son montañas en el mar) siendo arrojadas en un día". ("El cumpleaños del mundo", p. 42. Por el profesor Gaussen. Ginebra)

"La conclusión inevitable es que la distribución general en toda la tierra de las aberturas volcánicas, su similitud de acción y productos, su enorme poder y su inagotable apariencia, su extensión de acción en sus respectivos sitios, la continuidad de sus energías durante incontables años y el incesante arder día y noche, de año en año, de cráteres como Stromboli; y por último la aparente ineficiencia de las circunstancias externas en el control de sus operaciones, las erupciones que ocurren bajo el mar como debajo de la tierra, en la frígida como en la tórrida zona; por estos y muchos fenómenos menos llamativos, debemos buscar una causa grande y general , tan sólo como el calor central de la tierra nos da." ("Ciencias Recreativas", artículo "Volcanes")

"Es un hecho bien comprobado por las investigaciones científicas, que todo el interior de la tierra es una masa de fuego, y lo que llamamos tierra firme no es más que una corteza o cáscara por la cual está incluida esa masa de fuego. Por la acción de este fuego central, la corteza de la tierra se perfora en muchos lugares con grandes conductos que actúan como chimeneas al horno interno, de las cuales se han contado hasta sietecientas, y de estas trescientas están en esto el tiempo en la operación activa, que emite no sólo el humo y el vapor, pero a intervalos las masas de la materia líquida quemada ¿Cuántos más puede haber en las regiones inexploradas de la tierra seca, y cuántos más por debajo de los ciento once millones de millas cuadradas de agua que forman el océano, es imposible decirlo.

"Además de estas salidas regulares, cuyo número y condición están sujetos a cambios constantes -algunos cayendo y dejando de actuar, mientras que otros nuevos se forman en otra parte- la acción del fuego central se manifiesta en el movimiento de balanceo impartido desde el tiempo al tiempo de las grandes porciones de la corteza, que son arrojadas arriba y abajo, por así decir, por las olas enojadas del mar fundido debajo de ellos. En numerosos casos la corteza se rompe por completo, grandes fisuras que se hacen en su superficie, otras veces tramos grandes son tragados literalmente y la superficie se cierra sobre ellos después de su desaparición, o sumergido por el mar que se apresura a cubrir el. vacío que ha sido creado."
("The Quiver", 5 de octubre de 1861)
"La tierra contiene en sí una masa de material calentado; es un cuerpo calentado e incandescente, habitable sólo porque rodeado de una corteza fría, la corteza es para ella una mera cáscara, dentro de la cual los inmensos fuegos internos están bien cerrados - y, sin embargo, no seguramente, a menos que existan tales respiraderos como aquellos a los que aplicamos el término volcanes.Cada volcán es una válvula de seguridad, lista para aliviar la presión desde dentro cuando esa presión se eleva hasta cierto grado de intensidad o servir permanentemente para la fuga de las conflagraciones que, si no se proporciona así, podrían desmenuzar la corteza habitable. ("Ciencias Recreativas", artículo "Volcanes".)
Las investigaciones que se han hecho, y las pruebas que se han reunido, hacen innegable que las partes inferiores e interiores de la tierra están en llamas. De la intensidad de la combustión no se puede formar una idea práctica; es temible más allá de la comparación. (...) 

Así, por los fenómenos relacionados con los terremotos, los submarinos y los volcanes interiores que existen en todas las partes de la tierra, desde las regiones heladas hasta las tropicales, los manantiales calientes y hirviendo, las fuentes de barro y vapor, los lagos de azufre ardiente y otros sustancias, chorros y explosiones de gases destructivos combustibles, el estrangulamiento y las amenazas de fuego de nuestras minas de carbón, que a unas pocas millas por debajo de la superficie de la tierra existe una extensa región de combustión; un vasto y ardiente valle que se extiende en todas las direcciones a miles de kilómetros: y la intensidad y el poder de la acción química y eléctrica que se desarrolla en esta casi ilimitado horno subterráneo son totalmente indescriptibles, y no se puede comparar con nada dentro de la gama de la experiencia humana. Esta condición de la tierra está representada en el diagrama 69, suponiendo que se cortó a través del centro de toda su longitud, N, el centro norte, SS, el nivel del mar usual, y las figuras 1, 2, 3, 4, 5, 6, que representan los cráteres volcánicos.

Fig.69
Habiendo demostrado que la tierra es una masa flotante grande e irregular, que tiene dentro de ella una vasta región de fuego ardiendo con una ferocidad e intensidad absolutamente inconmensurables, debemos investigar ahora respecto a su posición en relación con el resto del Universo.

PRIMERO. La tierra flota sobre las aguas del "gran abismo".
Que así flota se concluye del hecho de que está rodeado de agua, en la que fluctúa; y que si se limitaba en extensión, el agua no podía rodearla sin recogerla también debajo. Si no se limita en extensión, entonces se extiende hacia abajo para siempre. Si es así, no podría fluctuar en una masa limitada de agua. Fluctúa, por lo tanto flota, y por lo tanto debe haber "aguas bajo la tierra".

SEGUNDO. ¿Qué apoya las aguas?

Si las aguas tienen una extensión limitada, debe haber algo debajo de ellas; si no se limitan en extensión, entonces se extienden hacia abajo para siempre. Entonces, de hecho, el "gran profundo" sería el "poderoso profundo", el "insondable profundo", el "gran abismo de las aguas", las "profundidades ilimitadas"; y la investigación adicional sería inútil, porque la tierra simplemente flota en la superficie de la ilimitada profundidad insondable. Es de hecho y literalmente "Fundada en los mares, y Establecida en las inundaciones".

Así como en la actualidad no aprendemos nada con respecto a la extensión lateral del sur; sólo sabemos que la helada, la tormenta y la oscuridad destruyen el progreso de los navegantes más atrevidos, de modo que somos incapaces, por indagación directa, de saber nada acerca de la extensión descendente del "gran abismo". ¿Se extiende hacia el sur y hacia abajo hasta el infinito ? ¿Es, de hecho, un mundo poderoso, infinito de aguas, un acuoso "mundo sin fin"? ¿O es "la nube su vestidura, y la espesa oscuridad es su faja?"

Podemos, con ventaja y satisfacción, tratar de saber lo que a primera vista puede parecer imposible. El proceso zetético nunca nos fallará si podemos juntar los hechos suficientes para formar, por decirlo así, un lugar de apoyo para la palanca de la investigación y de la inducción lógica. Los siguientes hechos nos ayudarán a una respuesta:

I. El agua de mar se compone de cloruros de sodio, potasio y magnesio; carbonatos de cal y magnesia; sulfatos de cal, magnesia y potasa; bromuros y yoduros de sodio, etc., etc.

II. Inmensos volúmenes de hidrógeno sulfurado abundan en muchas partes del océano, extendiéndose por cientos de kilómetros, que no pueden ser rastreados por causas locales.

III. El agua más próxima a las capas de mares diferentes contiene más materia salina que la de la superficie.

IV. El agua de mar abierto no está saturada con ingredientes salinos.

V. El cloro, el azufre, el yodo y el bromo, que se encuentran en combinación con la magnesia, el potasio, la sosa, la cal, etc., no se encuentran, salvo en simples trazas, en nuestra atmósfera ni en estado libre en los compuestos la tierra se forma, ni en ninguna medida en los numerosos elementos detectados en el sol y las estrellas por el hermoso y delicado proceso de análisis de espectro; por lo tanto, nos vemos obligados a buscar su fuente, no en las luminarias de nuestro firmamento , ni en las regiones superiores, medias o inferiores del aire, ni en el mar mismo: los compuestos sólo de estos elementos entran en la composición de agua de mar.

VI. La unión de cloro, azufre, yodo y bromo con el oxígeno, el hidrógeno, el sodio, el potasio, el magnesio y el calcio, constituiría necesariamente una intensa acción pirogénica o ardiente.

VII. Tal acción no se encuentra en la atmósfera ni en la tierra, ni siquiera en la combustión volcánica que existe en casi todas sus partes, ni en el mar. No está arriba, ni sobre, ni dentro, pero todavía existe. ¿Dónde? Arriba, sobre, dentro y debajo, todo lo que puede existir; pero puesto que no está arriba, ni sobre, ni dentro, abajo sólo queda. Por lo tanto, existe debajo de las profundidades más bajas del gran estrato de aguas que constituyen los "cimientos de la tierra". Este terrible mundo subacuático de fuego, que actúa sobre la superficie inferior del agua, descompone o separa sus elementos, fijando su oxígeno, y liberando su hidrógeno, que sosteniendo en solución azufre y otros elementos, formando hidrógeno sulfurado, impregna las aguas y muchas partes del mundo escapan a la atmósfera, convirtiendo así vastas regiones, de otro modo fértiles y agradables, inadecuadas para la habitación del hombre.

VIII. Cuando la acción química es tan intensa como para constituir la combustión, es repulsiva para los compuestos acuosos, el agua a granel no puede entrar en contacto directo con ella: se producirá descomposición parcial y volatilización. Y así, por debajo del océano, debe haber un estrato de vapor acuoso, y de oxígeno e hidrógeno, que contienen en disolución y combinación los elementos que intentan unir y que luego se encuentran en combinación y se disuelven como constituyentes de la agua de mar ordinaria .

Un experimento simple transmitirá una idea de la forma de la suspensión del mar sobre una región de fuego elemental. Llenar parcialmente un tubo de vidrio largo con agua e invertir el extremo abierto sobre un fuego intenso; el agua caerá por el tubo, pero cuando se aproxima al fuego se convertirá en vapor y se lanzará hacia arriba, donde volverá a condensarse, volver a descender y volver a volatilizarse, mientras continúe el experimento. Siempre habrá un espacio, entre el estrato superior de agua y el fuego, lleno de vapor acuoso.

Otra ilustración es proporcionada por los grandes hornos de fundición en acción durante la lluvia. Las gotas de lluvia, nieve o granizo, cuando se acercan al fuego de repente se evaporan, con fuertes sonidos explosivos, y son devueltos en forma de vapor; o si, debido a que la lluvia es inusualmente pesada, cualquier parte de ella llega a las llamas, se descompone rápidamente, y sus elementos, sus gases de oxígeno y de hidrógeno, en lugar de disminuir, aumentan considerablemente la intensidad de la combustión.

Durante una gran conflagración también se observa a menudo que un pequeño suministro de agua en lugar de extinguir el fuego es en parte expulsado como vapor y en parte descompuesto, y, como es bien conocido por los bomberos, su oxígeno e hidrógeno aumentan la combustión.

Si estamos ansiosos de investigar la naturaleza de la región sobre la tierra, encontramos evidencia suficiente para forzarnos a conclusiones definidas. A medida que ascendemos encontramos la atmósfera cada vez más atenuada, la disminución calórica y el frío aumentando rápidamente; la humedad disminuyendo gradualmente y predominando la sequedad absoluta; el sonido se vuelve más intenso, y mientras ascendemos más y más la electricidad positiva es cada vez más abundante.

Como no hay calor ni humedad, todo permanece en un estado de conservación, la descomposición y la decadencia no pueden tener lugar. La electricidad cada vez más imperante, todos los cuerpos a gran altitud son imponderables; y como el sol y otras luminarias están eliminando constantemente elementos metálicos y otros en un estado de solución eléctrica, es evidente que todo objeto de las regiones superiores, con excepción de las condiciones peculiares, debe brillar con luz eléctrica multicolor, como lo demuestran los espectros metálicos, y las estrellas variables y brillantes que brillan tan bellamente en cada parte del firmamento.

(...)

Como el sol y la luna, así como los cometas y las estrellas de todo tipo, pueden ser probados por procesos trigonométricos directos, estar a unos pocos cientos de kilómetros de la superficie terrestre y, como hemos visto, en tal región los cuerpos deben ser sin gravedad autoluminosa y autosostenible; no podemos abstenernos de preguntar "¿Qué tan lejos sobre la tierra, y lateralmente, se extiende tal región?" Así también en referencia a la región del fuego debajo de la tierra y del océano, la misma pregunta debe imponerse. La única respuesta, sin embargo, que se puede dar aquí es que, mientras que la región anterior puede y debe, para todo lo que el hombre puede demostrar al contrario, se extienden hacia arriba y lateralmente sin fin; por lo que la región debe extenderse hacia abajo y lateralmente ad infinitum. ¿Puede la tierra y el frío exterior y exterior del frío y de la oscuridad estirarse para siempre como un diafragma interminable entre los mundos que se extienden infinitamente por encima y por debajo?

La posición real de la tierra en el universo, tal como ha evolucionado el proceso de investigación zetético, se representa en el siguiente diagrama, fig. 70.

Fig. 70
Si no fuera que este trabajo es confesamente astronómico y filosófico, se podría demostrar aquí que muy por encima del sol, la luna y las estrellas, y más allá de la región de las sutilezas eléctricas, magnéticas y otras sutilezas activas, hay una fuente, un infinito conservatorio de realidades, tanto más sutiles que las entidades eléctricas y magnéticas, como son estos elementos sólidos de la tierra; y de la cual el hombre recibe todo lo que lo hace mejor que un demonio, y le permite y ayuda a una existencia divina, mientras que debajo del concreto mundo de la tierra y del agua, existe una región de descomposición ardiente y de destrucción, y de donde se originan realidades - sutilezas más sutiles que elementos gaseosos y eléctricos, que contaminan y arruinan la gran masa de la humanidad. El autor está inexpresablemente apesadumbrado de dejar este tema poderoso subdesarrollado en las páginas de esta obra. Se ha entrado en una disquisición científica, y que los hombres científicos en general han permitido que se hunden en la idea de que la ciencia y la filosofía sólo tienen que ver con los elementos muertos y pobres del mundo, y que todas las investigaciones sobre la naturaleza y fuente de la vivificación, el ennoblecimiento y el perfeccionamiento de las sutilezas, que se puede probar que existen, no son más que los dictados de la superstición, él no seguirá el tema más allá de estas páginas por lo menos, los críticos científicos que temen el advenimiento de la verdadera y vivificante filosofía debe acusarlo de inconsistencia o digresión injustificable.

Habiendo demostrado que esta tierra no es más que un escenario, una plataforma de elementos concretos, precipitados y ponderables entre el infinito por encima y el infinito por debajo, exige el sujeto, y es incompleta sin una investigación sobre su posible y probable duración. Que su origen es comparativamente reciente, es deducible del hecho de que todos sus elementos constituyentes están en un estado secundario, es decir, expulsados ​​de la solución en la sutileza omnipresente que hemos acordado llamar electricidad; y que los procesos de precipitación, concreción y estratificación deben haber sido necesariamente rápidos y simétricos, y todas las condiciones confusas ahora visibles para nosotros rápidamente después y después de cambios anormales, es evidente por la manera en que podemos imitar experimentalmente tales cambios al instar a las fuerzas eléctricas y químicas con las que cada filósofo es o debería estar familiarizado. La lentitud comparativa del crecimiento, el desarrollo y el cambio de las condiciones elementales que ahora existen no es para guiarnos en nuestros juicios sobre la intensidad de las fuerzas y los procesos del pasado.

Cuando consideramos la composición de la tierra y sus fundamentos acuosos, que es una vasta estructura de óxidos metálicos, sulfuros y cloruros, mezclados con inmensos estratos de compuestos de carbono e hidrógeno; y que, como ya hemos demostrado, una gran porción de las partes inferiores de la tierra está en un estado incandescente fundido, la tierra misma un plano extendido, descansando en y sobre las aguas del "gran profundo", perfectamente comparable a un un buque grande o un buque flotante anclado, con su bodega o compartimientos inferiores debajo de la línea de agua llena de materiales ardientes, nuestro conocimiento de la naturaleza y acción del fuego no nos permite entender de qué manera se puede impedir que la combustión se extienda cuando se sabe que estos materiales en combustión están rodeados de sustancias altamente inflamables. Donde quiera que un incendio está rodeado de materiales heterogéneos -algunos muy combustibles y otros parcialmente o indirectamente- no es posible, en el curso normal de la naturaleza, permanecer continuamente en la misma condición, ni disminuir en extensión e intensidad, debe necesariamente aumentar y extenderse. Que este es el caso es corroborado por muchos fenómenos. El total de la acción volcánica es mayor que nunca, ya que el hombre comenzó a observar y registrar sus observaciones.

(...)

Que el fuego en la tierra está aumentando es evidente; y que está rodeado de materiales inflamables es materia de certeza. Los cientos de millones de toneladas de carbón que se sabe que existen en Inglaterra, América, India, China, Japón, Australia, Nueva Zelanda y muchas otras partes de la tierra, las vastas cantidades de turba, césped, aceites minerales, alquitrán, brezo, asfalto, betún, petróleo, los carbones que se encuentran en todas las direcciones, y la mayor parte de estos compuestos de carbono combustibles existentes muy por debajo de la superficie de la tierra, pruban esta condición para existir. Los volúmenes inmensos de carbono en combinación con el hidrógeno y con el oxígeno, formando ácido carbónico, óxido carbónico y gases de hidrógeno carburados que escapan durante la acción volcánica, demuestran también que estos compuestos de carbono ya están en un estado de combustión intensa.

A medida que el fuego aumenta poco a poco y se arrastran hacia los miles de kilómetros de vetas y estratos llenos de combustible carbonoso, no es posible, a menos que el "curso de la naturaleza" sea detenido por alguna interferencia especial , para que la tierra permanezca en su presente condición concreta. El día no está muy lejano, ni siquiera ahora, en cualquier momento, algún súbito revuelo convulsivo del glaciar ardiente abajo, hasta que alcanza y desnuda algunos de los lechos inferiores de hidrocarburos, que "se sumergen" en varios ángulos del general estratos, pueden incendiarlos. Las llamas se extenderían rápidamente; y la ardiente acción corre a lo largo de las diversas e innumerables venas de materia combustible que se ramifican en todas direcciones en toda la tierra.

Si esta acción comienza una vez, sabiendo que las rocas, los minerales y los constituyentes generales de la tierra son sólo óxidos de bases inflamables o de sustancias directamente combustibles, y que las afinidades de éstos se alteran en gran medida en presencia de cuerpos altamente resistentes, calentado carbón e hidrógeno, vemos claramente que tal acción química o fuego aumentaría rápidamente en intensidad, y se precipitaría ferozmente en todas direcciones, hasta que toda la tierra, con todo lo que entrara en su composición y permaneciendo en ella y dentro de ella, perecería, se descompondría y volatilizarse, e irrumpir en una vasta e incalculable conflagración aniquiladora; los elementos con calor ardiente disolviéndose nuevamente en el gran medio solvente, la electricidad, para permanecer hasta que algún mandato creativo libere, y nuevamente precipiten y estratificen para la formación de otro mundo, tal vez menos discordante y más duradero que el presente.

Que las personas que flotan en la superficie del mar, en una balsa de gran fuerza y ​​espesor es cierto, pero no es prueba contra la furia de las olas. La única diferencia es que el mar en el que estamos flotando es un mar de fuego líquido, los elementos fundidos de la sustancia principal de la tierra.

Como en capítulos anteriores, Rowbotham inicia su capítulo con "Se ha demostrado que..."

Falso. No ha demostrado nada. Sus conjeturas no son prueba de nada. En este capítulo en particular parece inclinarse especialmente sobre una base religiosa. Aparece sin ambigüedades la expresión "existencia divina" y una vez más se muestra consternado por ni siquiera poder ofrecer una de sus absurdas hipótesis para explicar ciertos aspectos de la  cuestión.

Fuego bajo la tierra?
En general, debemos darle el crédito respecto a que la tierra flota sobre un mar ardiente, pero no es fuego lo que subyace bajo la corteza terrestre, No existe el oxígeno necesario para provocar combustión en el sentido en que él lo entendía, sino que el calor terrestre es la suma de procesos físicos y químicos que tienen lugar de forma diferenciada en su interior.

A continuación se describen los diversos procesos que originan el calor de la Tierra, considerando la parte del interior del planeta donde tienen lugar.
  • Calor latente de cristalización: límite entre el núcleo interno y el núcleo externo. El núcleo interno se halla en estado sólido mientras que el núcleo externo es líquido. En el núcleo externo se dan reacciones de cristalización de forma continuada; estas reacciones de son exotérmicas y por tanto desprenden calor. Este calor se denomina calor latente de cristalización.
  • Gravitación: La gravedad ejerce una fuerza de compressión hacia el centro del planeta, y en el proceso de contracción de la masa terrestre se genera calentamiento por fricción.
  • Calor remanente de la formación del planeta: Se trata del calor, aún presente, producto de las colisiones entre los residuos estelares del disco protoplanetario que dio origen a la Tierra.
  •  Calor cinético o de rozamiento: entre el núcleo externo y el manto terrestre. Es la energía en forma de calor que se libera como consecuencia del rozamiento producido por la distinta respuesta del núcleo externo y el manto ante los campos de fuerza de la Luna y el Sol (fuerzas de marea).
  • Reacciones fisicoquímicas exotérmicas: manto terrestre. Las elevadas presiones y la alta temperatura provocan que los minerales sean inestables y se produzcan cambios de fases continuos, que a su vez generan energía en forma de calor.
  • Descomposición radiogénica de isótopos: corteza y manto. Las rocas que forman la litosfera (compuesta por la corteza y la parte superior del manto), son ricas en minerales que contienen elementos radioactivos como los isótopos 235U, 238U, 232Th y 40K. Las reacciones de descomposición de estos isótopos son exotérmicas. La descomposición radiogénica de isótopos es el proceso que aporta más calor a la superficie de la Tierra. Hay que tener presente que la temperatura de la Tierra aumenta hacia el interior desde una media global en superficie de 15 ºC hasta más de 5000 ºC en el núcleo interno.

Los elementos químicos
Rowbotham afirma que los elementos químicos como el cloro, el azufre, el yodo y el bromo no se encuentran en la atmósfera ni pueden crearse, ni tampoco se los ha detectado con la espectroscopía en el sol ni en las estrellas.

La razón de ello, es que las estrellas están compuestas mayormente por hidrógeno y helio. 

Para poder entender por qué existen tantos elementos y con la finalidad de explicar el patrón de la abundancia de cada uno de ellos, debemos examinar de manera breve la teoría del origen del Universo que cuenta con mayor aceptación. Se trata de la teoría del “big bang”, es decir gran explosión, la cual supone que el Universo comenzó en un solo punto. Aproximadamente un segundo después de que el Universo comenzó a existir, la temperatura habría descendido a alrededor de 1010 K, punto en el cual podían existir protones y neutrones. Durante los tres minutos siguientes se formaron núcleos de hidrógeno 1, hidrógeno 2, helio 3, helio 4, berilio 7 y litio 7 (el número que sigue al nombre del elemento, hace referencia al número de masa, es decir, la suma de los protones y los neutrones de ese isótopo). Al cabo de esos tres primeros minutos, el Universo se habría expandido y enfriado hasta el punto en que ya no podían ocurrir reacciones de fusión nuclear. Es este punto, al igual que sucede en la actualidad, la mayor parte del Universo consistía en hidrógeno 1 y un poco de helio 4.

En virtud de los efectos gravitatorios, los átomos se concentraron en pequeños volúmenes de espacio; de hecho, la compresión tuvo la intensidad suficiente como para causar reacciones nucleares exotérmicas. A estos volúmenes de espacio les llamamos estrellas. En ellas, los núcleos de hidrógeno se fusionan para dar más núcleos de helio 4. Alrededor del 10 por ciento del helio que existe en el Universo actual procede de la fusión de hidrógeno en el interior de las estrellas. A medida que las estrellas más grandes envejecen, la acumulación de helio 4 y el colapso gravitatorio adicional hacen que los núcleos de helio se combinen para formar berilio 8, carbono 12 y oxígeno 16. Al mismo tiempo se destruyen los frágiles núcleos de helio 3, berilio 7 y litio 7. En la gran parte de las estrellas, el oxígeno 16 y cantidades ínfimas de neón 20, son los elementos más grandes que se producen, es decir, de número atómico más alto. Sin embargo, la temperatura de las estrellas de masa muy grande aumenta hasta un máximo de 109 K, y su densidad se incrementa hasta alrededor de 106 g.cm-3. En estas condiciones se puede vencer la grandísima repulsión entre las elevadas cargas positivas de los núcleos de carbono y de oxígeno, situación que da origen a la formación de todos los elementos hasta el hierro. Pero, sin embargo, el hierro es el límite porque, más allá de él, la síntesis (fusión) es endotérmica, no exotérmica.

Cuando los elementos de mayor masa se han acumulado en el núcleo de la estrella y la energía proviene de las síntesis nucleares ya no equilibra las enormes fuerzas gravitatorias, se produce un colapso catastrófico. Esto puede ocurrir en tan sólo unos pocos segundos. Es durante el breve intervalo de tiempo que dura la explosión, que vemos como una supernova, que existe energía suficiente para la formación de núcleos atómicos grandes (de más de 26 protones) en reacciones nucleares endotérmicas. Todos los elementos de las supernovas que ocurrieron en los primeros tiempos del Universo se han dispersado por doquier. Éstos son los elementos de los que se compone nuestro sistema solar y, de hecho, nosotros mismos.

El fin de la tierra
Es casi seguro que la tierra será reducida a cenizas, pero la causa no tendrá relación con los fuegos subterráneos como lo propone Rowbotham, sino que vendrá del cielo.

Mientras que la cantidad de hidrógeno disponible es grande, la vida de la estrella transcurre apaciblemente. El Sol, en este momento, se encuentra en esa fase de su existencia. Pero nada dura para siempre, y el combustible estelar tarde o temprano se termina. Cuando una estrella comienza a agotar su reserva de hidrógeno, el helio formado a lo largo de millones de años comienza a interferir en el proceso. Incluso puede darse el caso de que las reacciones termonucleares se detengan. Los físicos llaman a este proceso “envenenamiento por helio”. Esto hace que la cantidad de energía que se produce en su interior descienda abruptamente, por lo que la presión original que la mantenía “de pie” disminuye a niveles -comparativamente hablando- casi ridículos. La estrella se contrae por los efectos gravitatorios, y su temperatura aumenta. En ese momento el Sol dejará de ser una bestia mansa que nos proporciona luz y calor para convertirse en algo bastante más peligroso. Alrededor del núcleo de helio caliente y denso comienza a quemarse el hidrógeno restante, pero en “capas” cada vez más externas. Como resultado, la estrella comienza un nuevo proceso de expansión. Si bien su núcleo se mantiene muy caliente, las capas exteriores se van enfriando y su color comienza a virar hacia el rojo. Dentro de unos cinco mil millones de años, el Sol atravesará esta etapa y se convertirá en una gigante roja.

Lamentablemente no se trata solo de un pequeño cambio estético o de color. El Sol aumentará tanto su tamaño que sobrepasará las órbitas de Mercurio (con seguridad) y de Venus (muy probablemente). Esos dos planetas del Sistema Solar serán historia al acabar dentro del Sol. Por supuesto, en la Tierra ya no habrá nadie para que “disfrute” del espectáculo porque mucho tiempo antes, unos 800 millones de años a partir de hoy, el progresivo aumento en la temperatura del Sol habrá hecho que nuestro planeta tenga temperaturas medias de unos 150 grados Celsius. Finalmente, en unos 7 mil millones de años, días más o menos, el Sol finalmente engullirá a la Tierra y la Luna. 



viernes, 22 de septiembre de 2017

Sobre el libro "La Secta de la Tierra Plana" (Oscar Alarcia)

Hemos visto que hay unos cuantos libros que tratan de convencernos de que la tierra es plana. El mejor conocido en castellano es el "Tierra Plana: La mayor conspiración de la historia" de Oliver Ibáñez. También la versión en inglés de las "200 Pruebas de que la tierra no es una bola que gira". Un título horrible para un absurdo panfleto de 35 páginas. Ambos libros son poco más o menos que un copipaste de "Astronomía Zetética" escrito en el Siglo XIX por un charlatán que se hacía lamar "doctor" y que, probablemente, en nuestros días estaría en la cárcel acusado de varios delitos por defraudación y estafa. De estos, los dos últimos son analizados en este blog, mientras que del primero, se analiza el video publicado en YouTube con las "Tierra Plana - 30 Pruebas", que están tratadas en el libro. 

A medida que este blog fue creciendo en extensión, no voy a negar que cruzó por mi cabeza la idea de convertirlo igualmente en un libro.Ya tuve un hijo, he plantado varios árboles... bueno, tener un libro publicado sería la culminación de mi obra en la vida, no? Sin embargo, un sentimiento de pudor y pragmatismo económico me hicieron desistir de la idea: La idea de escribir un libro explicando que la tierra es esférica se puede comparar con escribir uno donde se explique que el agua moja. La imagen que se presentó en mi mente de un eventual editor mirándome asombrado por encima de sus gafas preguntándome "en serio quiere publicar ESTO?!" sumada a la idea de que nadie se desprendería de unas monedas para comprarlo, me convenció de limitarme a continuar escribiendo en este humilde blog.


Sin embargo, hubo quien se atrevió a volcar en el papel los temas que aquí se tratan. Lo hizo con un enfoque que -honestamente- no se me había ocurrido. En lugar de intentar explica lo obvio, que la tierra es redonda, se ha dedicado a explorar el mito de la Tierra Plana. La diferencia puede que no resulte evidente dicho de  esta manera, pero es abismal.

En este libro, Óscar Alarcia nos guía en un recorrido a lo largo de toda la galería terraplana. Aunque haciendo hincapié en el buen humor, no deja de ser una obra completamente seria, con un excelente trabajo de investigación, que abarca desde los orígenes del mito hasta los Simpson.

Indice del libro
Lamentablemente, al menos por ahora, la edición impresa solo está disponible en España, .pero es posible leer el texto completo, desde el resto del mundo en formato eBook. Disponible en Amazon.


Haciendo click sobre la imagen de la portada del libro, podrá acceder a una previsualización de las primeras páginas del libro, lo que le dará una buena idea de su contenido


Para ver más sobre Libritos Jenkins, este es el enlace a su página en Facebook


jueves, 14 de septiembre de 2017

Astronomía Zetética (S. Rowbotham) Capítulo XII

Capítulo XII: La causa de las mareas.


Se ha demostrado que la doctrina de la rotundidad de la tierra es simplemente una teoría plausible, sin fundamento práctico; todas las ideas, por lo tanto, de "centro de atracción de la gravitación", "atracción mutua de masa de la tierra y la luna", etc., como se enseña en la hipótesis newtoniana, debe ser abandonada y se debe buscar la causa de las mareas en el océano en otra dirección. Sin embargo, antes de comenzar esta investigación, será útil señalar algunas de las dificultades que hacen que la teoría sea contradictoria y por lo tanto falsa y sin valor.


1 - La intensidad de la atracción de los cuerpos entre sí es afirmada como proporcional al volumen.

2 - Se afirma que la tierra es mucho más grande que la luna ("La masa de la luna según Lindenau es 1/87 de la masa de la tierra", y por lo tanto tiene el mayor poder atractivo. ¿Cómo es entonces posible que la luna, con sólo una ochenta y siete partes del poder atractivo de la tierra, levante las aguas del océano y las atraiga hacia sí misma? En otras palabras, ¿cómo puede el poder menor superar el mayor?

3 - Se afirma que la intensidad de atracción aumenta con la proximidad, y viceversa. ¿Cómo, entonces, cuando las aguas son arrastradas por la luna desde su lecho alejándola de la atracción de la tierra, -que a esa mayor distancia del centro se disminuye considerablemente, mientras que la de la luna está proporcionalmente aumentada- es posible que todas las aguas no salgan de la tierra y vuelen a la Luna?

Si la luna tiene un poder de atracción suficiente para levantar las aguas de la tierra, incluso una pulgada de sus receptáculos más profundos, donde la atracción de la tierra es mucho mayor, no hay nada en la teoría de la atracción de la gravitación que la impida a sí misma que todas las aguas entren en su influencia. Una vez que el cuerpo más pequeño supere una vez al poder del más grande, y el poder del más pequeño se hará mayor que cuando operó por primera vez, porque la materia sobre la que actuó ahora está más cercana a ella. La proximidad es mayor, y por lo tanto la potencia es mayor.

4 - El poder máximo de la luna se afirma para operar cuando en el meridiano de cualquier lugar.

¿Cómo pueden las aguas del océano inmediatamente debajo de la luna fluir hacia las orillas, y así causar una marea de inundación? El agua fluye, se dice, por la ley de la gravedad, o atracción del centro de la tierra; ¿es posible entonces que la luna, una vez vencida la potencia de la tierra, vaya a ella aferrarse a las aguas, por la influencia de un poder que ha conquistado y que, por lo tanto, es menor que la suya? De nuevo, si la luna atrae realmente las aguas del océano hacia sí misma, ¿puede llevarlas a su propio meridiano, y allí aumentar su altitud sin presionar o bajar el nivel de las aguas en los lugares más allá del alcance de su influencia? Permita que se prueben los siguientes experimentos, y luego la respuesta dada:
  1. Extender sobre una mesa una hoja de papel de cualquier tamaño, para representar un cuerpo de agua; coloque un objeto o marca en cada borde del papel, para representar las orillas. Ahora empuje el papel suavemente hacia arriba en el centro, y observe el efecto sobre los objetos o marcas, y el borde del papel.
  2. Llene un recipiente con agua, y observe cuidadosamente el nivel alrededor del borde. Ahora coloque el fondo de una pequeña bomba de elevación sobre la superficie del agua en el centro de la cuenca. Al hacer el primer golpe de la bomba, el agua se elevará ligeramente en el centro, pero retrocederá o caerá a los lados.
En ambos experimentos se verá que el agua será extraída de los lados que representan las orillas cuando está elevada en el centro. Por lo tanto, la supuesta atracción de la luna sobre las aguas de la tierra no podría causar una marea de inundación en las costas más cercanas a su acción meridiana, sino todo lo contrario; las aguas retrocederían de la tierra para abastecer a la pirámide de agua formada inmediatamente debajo de la luna, y necesariamente producirían una marea baja en vez de la inundación, que la teoría newtoniana afirma que es el resultado.

Las anteriores y otras dificultades que existen en relación con la explicación de las mareas proporcionadas por el sistema newtoniano, han llevado a muchos, incluso al propio Sir Isaac Newton, a admitir que tal explicación es la porción menos satisfactoria de la "teoría de la gravitación".

A partir de este punto podemos proceder a preguntar: "¿Cuál es la verdadera causa de las mareas? El proceso debe ser puramente Zetético: primero para definir el término principal, o términos empleados; en segundo lugar, recoger todos los hechos que podamos sobre el asunto; y en tercer lugar, arreglar las pruebas y ver qué conclusión necesariamente aparece.

La marea es el ascenso y la caída del agua en relación con la tierra; o el ascenso y la caída de la tierra en relación con el agua; pero como no está en esta etapa decidida cual es el caso, lo siguiente debe ser la definición de la palabra marea:

DEFINICIÓN.- La marea es el cambio relativo de nivel entre la tierra y el agua.

HECHO 1. Hay una presión constante pero variable de la atmósfera sobre la superficie de la tierra y todas las aguas de los mares y lagos que se encuentran sobre y dentro de ella y sobre todos los océanos que la rodean.

PRUEBA. El funcionamiento de una bomba de aire, y las lecturas del barómetro dondequiera que se han hecho experimentos. Durante las tormentas en el mar se ha encontrado que la conmoción está casi confinada a la superficie, y rara vez se extiende a cien pies abajo: a qué profundidad el agua es siempre tranquila, excepto en el camino de las corrientes y las peculiaridades submarinas locales.

Las siguientes citas, recogidas de la lectura casual, corroboran totalmente las declaraciones anteriores:
"Es asombroso lo superficial que es la tempestad más terrible, los buzos nos aseguran que en las mayores tormentas de agua tranquila se encuentra a la profundidad de 90 pies." - Chambers' Journal, No. 100, p. 379.
"Este movimiento de la superficie del mar no es perceptible a una gran profundidad, y en el torrente más fuerte se supone que no se extiende más allá de 72 pies bajo la superficie, y en la profundidad de 90 pies, el mar está perfectamente quieto". - Penny Cyclopœdia, Art. "Sea."
HECHO 2. El agua es (excepto en un grado muy pequeño), incompresible.

PRUEBA. Los globos de metal, de oro y plata, de plomo y de hierro, el último de una bomba grande, se han llenado de agua y sometido a la fuerza de una poderosa maquinaria hidráulica, y en todos los casos se ha encontrado imposible hacer que ellos reciban cualquier adición apreciable. En algunos, cuando la presión hidráulica se hizo muy grande, se observó que el agua, en lugar de mostrar signos de compresión, fluía por los poros del metal y aparecía en la superficie externa como un rocío o sudor fino.

HECHO 3. El aire atmosférico es muy elástico y muy compresible.

PRUEBA. La condensación de aire en la cámara de un cañón de aire; y numerosos experimentos con una bomba de aire, jeringa de condensación y aparatos similares.

HECHO 4. Si se observa cuidadosamente una balsa, una boya, un barco o cualquier otra estructura que flota en mar abierto, se verá que tiene un suave y regular movimiento fluctuante.

PRUEBA. A pesar de la calma del agua y de la atmósfera, este aumento gradual y alterno de la masa flotante será generalmente visible a simple vista. Pero un telescopio (que magnifica tanto el movimiento como el volumen) mostrará su existencia invariablemente.

HECHO 4. Las masas flotantes de diferentes tamaños y densidades, estando en las mismas aguas y actuando sobre las mismas influencias, fluctúan con diferentes velocidades.

PRUEBA. Observación a simple vista y con el telescopio.

HECHO 6. Las masas flotantes más grandes y pesadas fluctúan menos rápidamente que las más pequeñas y ligeras.

PRUEBA. Observación como arriba. Una ilustración muy llamativa de los hechos 4, 5 y 6 fue observada por el autor y muchos amigos en la Bahía de Plymouth, en el otoño de 1864. Había impartido previamente un curso de conferencias en el vestíbulo del Athenæum en ese pueblo; durante el cual se mencionaron estos y otros fenómenos. En el mismo período se anunció la carrera de yates trienal, y todos los que eligieron hacerlo fueron invitados a conocerlo en las rocas cerca de la bahía, temprano en la mañana de la carrera. Había reunido casi todas las formas y dimensiones del buque, desde el yate más pequeño hasta el más grande, así como buques mercantes y de guerra. Entre los últimos se observó poniendo junto y dentro del gran rompeolas, el gran barco de revestimiento de hierro, el guerrero . Los diversos fenómenos fueron observados por todo el grupo de damas y caballeros, ninguno de los cuales expresó dudas sobre su realidad.

El guerrero, más alejado, y muy grande y pesado, era objeto de un escrutinio más especial. Con telescopios su largo casco negro se veía contra la piedra gris del rompeolas, para fluctuar lentamente, y casi con la regularidad de un péndulo.

HECHO 7. Donde quiera que la presión general de la atmósfera sea mayor o menor, también las mareas en el océano son menores o mayores de lo habitual.

PRUEBA. Los registros de barómetros auto-registrados en uso en varias partes del mundo.

HECHO 8. La velocidad de una marea creciente aumenta a medida que se aproxima a la tierra.

PRUEBA. Experimento real. También es un hecho bien conocido por los marineros que participan en el servicio de cabotaje.

HECHO 9. Si salimos en un bote con una marea baja, encontramos que la velocidad decrece a medida que salimos de las orillas y canales, hasta llegar a un cierto punto donde el agua se encuentra simplemente subiendo y bajando pero no progresando.

PRUEBA. Experimento real, a menudo probado por, y bien conocido por, pilotos y maestros de remolcadores.

La marea nunca fluye y fluye más allá de 40 millas de tierra. 

Las mareas son grandes sólo en las costas y ríos en forma de embudo, en los centros de anchos mares, como el Pacífico o el Atlántico, las mareas son insignificantes, el conjunto es como el agua que libra en una cuenca.

Cuando un barco está en alta mar, no se ve afectada por la marea, ya que no crea ningún arroyo en mar abierto, la marea se extiende, pero no causa más corriente que una corriente ordinaria.

Está registrado que un filósofo antiguo en un bote pequeño se dejó llevar al mar por una marea de reflujo, con la esperanza de descubrir así la fuente de las mareas. Después de muchos kilómetros, el barco llegó a un estado de reposo; y al cabo de poco tiempo se encontró llevado a la costa. Sólo había sido sacado por el reflujo, y traído de nuevo a la tierra por el diluvio. No había descubierto nada, y al no ver ninguna esperanza de hacerlo por las repeticiones de tal viaje, se suicidó saltando al mar.

HECHO 10. Los tiempos de marea baja e inundación en cualquier parte dada no son regularmente exactos, a menudo de media hora a una hora o más antes y después del "tiempo de establecimiento del puerto".

Los tiempos de reflujo e inundación y la altitud de las mareas por todo el mundo conocido son muy diversos e irregulares. A veces corriendo hacia arriba en un extremo de un río y hacia abajo en el otro, como en el río Támesis. A veces la marea regresa poco después de la marea usual y esperada, como en las aguas de Southampton, el San Lorenzo, el Amazonas y otros ríos.

PRUEBA. Los registros hidrográficos de varios gobiernos - notablemente el inglés y el americano.
"En Holyhaven, cerca de la desembocadura del Támesis, la marea es en realidad cayendo y corriendo hacia abajo rápidamente, cuando en el mismo momento que se ejecuta rápidamente en el puente de Londres, y sigue creciendo. El primer vapor que alguna vez izada un banderín bajo. El Almirantazgo, el Echo, fue comisionado bajo teniente, ahora almirante, Frederick Bullock, para examinar el río Támesis y probar el hecho antedicho. El capitán George Peacock, segundo al mando, estaba estacionado en uno de los botes de barco de las 8 a las 3 de la noche y el día anterior a la luna llena hasta el día siguiente, de junio a septiembre, y el mismo de la luna nueva de octubre de 1828, con un polo de marea; otro asistente se estacionó al mismo tiempo en la entrada de Holyhaven, con un polo de marea; y cada uno con un cronómetro de bolsillo para anotar los tiempos exactos de las aguas altas y el aumento de la marea desde la marca de las aguas bajas. El resultado fue que se encontró que la marea había caído en Holyhaven seis pies, y estaba corriendo rápidamente hacia abajo mientras que en el mismo momento era, en el Puente de Londres todavía en aumento y corriendo rápidamente. "
"Hay cuatro aguas altas y tres aguas bajas en el río San Lorenzo (Norteamérica) al mismo tiempo , y en el río Amazonas (América del Sur) hay no menos de seis aguas altas y cinco bajas aguas, al al mismo tiempo, y se ha sabido que en la estación seca hay hasta siete aguas altas y seis aguas bajas al mismo tiempo."
En muchas ocasiones una tercera marea ha inundado el Támesis en 24 horas; y algunas de estas mareas adicionales han sido más altas que las mareas normales.


En estos extractos abundan las pruebas del carácter irregular de las mareas, tanto respecto de los tiempos como de las altitudes.

HECHO 11. Todo buque, balsa u otra masa flotante, además de su fluctuación visible, tiene un movimiento trémulo o temblor de todo el cuerpo.

PRUEBA. En la cubierta de cualquier navío u otro cuerpo flotante, se colocarán los instrumentos más delicados, como los niveles del espíritu, las brújulas, etc., y el movimiento trémulo será fácilmente reconocido.

HECHO 12. La tierra tiene un movimiento trémulo más o menos en todo momento.

PRUEBA. Si un delicado nivel de alcohol se fija firmemente sobre una roca o sobre la base más sólida es posible construir y lejos de la influencia de cualquier ferrocarril, o voladuras o operaciones mineras, se observará el fenómeno curioso de continuo pero irregular cambio en la posición de la burbuja de aire. Sin embargo cuidadosamente el nivel se puede ajustar, y el instrumento protegido de la atmósfera, la "burbuja" no mantendrá su posición por mucho tiempo. Un efecto similar se observa en la mayoría de los observatorios astronómicos situados favorablemente, donde no siempre se puede confiar en instrumentos de la mejor construcción y colocados en las posiciones más aprobadas. sin reajuste ocasional y sistemático. (...)

HECHO 13. Las mareas en el extremo sur son muy pequeñas, y en algunas partes son apenas perceptibles.

PRUEBA. El aumento y la caída de la marea en el Puerto de Navidad, la latitud 48°41'S, longitud 69°3'35"E., es notablemente pequeño, no en cualquier ocasión que mide más de 30 pulgadas y las mareas de primavera habituales son generalmente menos La marea varía de cuatro a doce pulgadas, y la desigualdad diurna es comparativamente muy considerable.

Islas de Auckland, latitud 50°32'30"S., longitud 166°12'34 "E., la marea alta a pleno y el cambio de la luna tuvo lugar, a las 12 horas, y las mareas de primavera más altas apenas se superó tres pies. Se observó una notable oscilación de la marea cuando se observó la época de las aguas altas; después de elevarse a casi su punto más alto, la marea caería dos o tres pulgadas, y luego se elevaría de nuevo entre tres y cuatro pulgadas, para exceder su altura anterior más de una pulgada. Este movimiento irregular, en general, ocupaba más de una hora, de la cual la caída continuó unos 20 minutos, y la subida de nuevo más de 50 minutos del intervalo.

Lo mismo se observó en la Isla Campbell, Puerto Sur, la latitud 52°33'26"S., longitud 169°8'41"E.

A lo largo de toda la extensión de la tierra del sur descubierta por el teniente Wilkes, cerca del círculo antártico, y que se extendía más de 1500 millas, se descubrió muy poca marea.
"Durante toda nuestra estancia a lo largo de la costa helada no encontramos corriente perceptible por el cálculo y el registro actual. Las mareas en tal extensión de costa, sin duda, debe ser, pero de poca fuerza, o deberíamos haberlas percibido. En las bahías heladas estuvimos estacionadas por un tiempo suficiente para percibirlas si habían sido de cualquier magnitud, y donde la corriente era repetidamente juzgada" - South Sea Voyages, Capt. Sir Clarke Ross. Vol. I., p. 96.
HECHO 14. La marea generalmente se desplaza un poco más temprano que lo que está por encima.

PRUEBA. El coronel Pasley, cuando operaba en el "Royal George", el barco de guerra que se hundía en Spithead, fue el primero que "observó y registró esta peculiaridad, que también ha sido notado durante las operaciones de buceo en la bahía de Liverpool y otros lugares. 

HECHO 15. Muchos grandes mares o lagos interiores están completamente sin marea, mientras que varios pozos de sólo unos pocos pies de diámetro tienen un considerable aumento y caída en el agua correspondiente en tiempos de la marea en un distante mar de marea.

PRUEBA. Muchos casos se pueden encontrar en trabajos sobre geografía y geología.

Si, a cualquier hora de la noche, un telescopio está firmemente fijado, firmemente atado a cualquier objeto sólido, y se volvió hacia la estrella polar, se encontrará al continuar la observación durante algunas horas que la estrella "Polaris"no mantiene su posición, pero parece subir y bajar lentamente en el campo de visión del telescopio. La línea de visión estará a veces por encima de ella; en unas doce horas estará debajo; y en otras doce horas volverá a estar por encima de la estrella.

Este peculiar movimiento de la estrella o de la tierra está representado por los siguientes diagramas

En la Fig. 67, la línea de visión, T-L, está representada como encima de la estrella polar, P; y en la Fig. 68, la misma línea está por debajo de ella.

Fig. 67
Fig. 68

Que un fenómeno tan peculiar existe puede ser probado por el experimento real en cualquier noche clara en invierno, cuando es oscuro durante un período que permita observar durante doce horas corridas.

Se podrían agregar muchos más hechos a la colección anterior, pero ya el número es suficiente para que podamos establecer una conclusión definitiva sobre cuál es la causa real de las mareas.

Los hechos 1 a 7 nos permiten establecer de manera silogística la base de la respuesta. Todos los cuerpos flotando en un medio incompresible, y expuestos a la presión atmosférica, fluctúan, o suben y bajan en ese medio.

La tierra es una vasta estructura irregular, estirada sobre y de pie o flotando en las incompresibles aguas del "gran abismo".

Ergo - La tierra tiene, por necesidad, un movimiento de fluctuación.

Por lo tanto, cuando por la presión de la atmósfera, la tierra es deprimida o forzada lentamente hacia el "gran abismo", las aguas inmediatamente se cierran sobre las bahías y cabos que retroceden y producen la marea de inundación; y cuando, por reacción, la tierra asciende lentamente, las aguas retroceden, y el resultado es la marea baja .

Los hechos 8, 9, 11, 12 y 16 muestran resultados que necesariamente deben seguir esta fluctuación de la tierra. La velocidad de la inundación es mayor cuando se acerca a la tierra. Si las aguas fueran puestas en movimiento por la luna, la velocidad sería mayor cuando la altitud fuese mayor o más próxima a la luna, y menos la más alejada o cercana a las orillas. Lo contrario ocurre en la naturaleza.

La línea de visión está en un momento dado por encima de la estrella polar, como se muestra en el hecho 16 (Fig. 67), y doce horas después debajo de ella, como se muestra en la Fig. 68, es exactamente el resultado que debe seguir una tierra que se levanta y cae lentamente.

Los hechos 11 y 12 también son consistentes con una masa elástica fluctuante y lentamente como la tierra y se unen necesariamente a ella.

De hecho, vemos la irregularidad del tiempo en la inundación y el reflujo, que surge de la forma irregular del lecho de las aguas. Los canales submarinos, los bancos y las depresiones que existen en todas las direcciones, la acción y la reacción, el montaje y el retroceso de las aguas producen los tiempos irregulares y las altitudes de las mareas observadas y registradas en las oficinas hidrográficas de las diferentes naciones.

De hecho, vemos que fuera del alcance de la gran masa de la tierra fluctuante, las aguas son poco perturbadas; pero si las aguas fueran levantadas por la luna fluirían hacia y inundarían las tierras del sur o antárticas con la misma facilidad y extensión que las tierras de las regiones ecuatorial y septentrional.

De hecho, tenemos un fenómeno que no podría existir si las mareas surgen de la acción de la luna sobre el agua; pues como la acción estaría primero en la superficie, esa superficie sería la primera en mostrar el cambio de movimiento.

De hecho, vemos lo que no podría ser posible si la luna fuera la causa de la acción de las mareas al levantar las aguas debajo de ella desde su posición normal. Si la atracción de la Luna opera en un solo lugar, ¿qué puede impedir su acción en todos los demás lugares cuando y donde las posiciones relativas son las mismas? Todavía no se ha dado ninguna respuesta explicativa directa. Sin embargo, si los grandes lagos y mares interiores son simplemente hendiduras en y sobre la tierra, el agua contenida en ellos, por supuesto, sube y cae con la tierra sobre la que se encuentran; no hay cambio en el nivel relativo de tierra y agua, y por lo tanto no hay marea . Del mismo modo que las fluctuaciones de un barco mostrarían subida y bajada, o marea y marea de inundación fuera del casco, cualquier barco en la cubierta, lleno de agua, subiría o caería con la nave, y por lo tanto no mostraría ningún cambio de nivel - ninguna marea .

Así hemos sido llevados por la pura fuerza de la evidencia a la conclusión de que las mareas del mar no surgen de la atracción de la luna, sino simplemente de la subida y caída de la tierra flotante en las aguas de la "gran profundidad." Aquella calma que se encuentra en el fondo de los grandes mares no podría ser posible si las aguas fueron alternativamente levantadas por la luna y arrancadas por la tierra. El movimiento ascendente y descendente produciría tal agitación o "agitación" del agua que el "reposo perfecto", el crecimiento de las delicadas estructuras orgánicas, y la acumulación de materia floculante llamada "exudación", que se ha encontrado tan generalmente cuando tomando sondeos para cables de aguas profundas, no podría existir. Todo estaría en un estado de confusión, turbidez y mezcla mecánica.

La pregunta: ¿Qué tiene que ver la luna con las mareas? no es necesario dejarlo totalmente de lado. Es posible que, de alguna manera desconocida actualmente, esta luminaria pueda influir en la atmósfera, aumentando o disminuyendo su presión barométrica, e indirectamente el ascenso y la caída de la tierra en el agua; pero de esto todavía no hay pruebas suficientes, por lo que la respuesta queda para el futuro.


El tema de las mareas ya lo hemos abordado en ocasión del desarrollo del post "Demostración VI de la Tierra Esférica", por lo que nos saltaremos esa parte. No obstante, haremos algunas observaciones al texto de este capítulo.

HECHO 9. Existen lugares con mareas realmente importantes, de 15 metros o más. Suponer que las mareas sólo ocurren en proximidades de la costa daría por resultado un comportamiento muy extraño de la superficie del agua.

Las aguas que suban por efecto de la atracción de la luna y el sol en medio del océano, son imposibles de advertir por falta de una referencia contra la cual comparar el nivel del agua.

HECHO 10. Es falso que los tiempos de las mareas no son exactos. Se conocen con exactitud, debido a que SABEMOS exactamente dónde estará la luna y el sol en un momento dado. A modo de ejemplo, en la siguiente imagen podemos ver no solo el momento exacto en que se producirán las pleamares y bajamares para el puerto de Buenos Aires en el día de hoy, sino que conocemos también los valores de sus alturas. Por supuesto, estos valores pueden sufrir alteraciones a causa de los vientos de superficie. Para el caso del puerto de Buenos Aires, por ejemplo, los vientos del sudeste empuja el agua de mar hacia la desembocadura del Río de la Plata, por lo que elevan el nivel el río.

Nótese, dicho sea de paso, aunque no guarda relación con el tema que nos ocupa, que también se sabe con absoluta precisión el momento en que amanece y el de la puesta del sol.

Fuente: http://www.tablademareas.com/ar/buenos-aires/ciudad-de-buenos-aires#_mareas
HECHO 13. Esta afirmación es falsa. Desconozco si se debe a ignorancia o malicia. De todo el hemisferio sur, en su "demostración" eligió un punto de la isla Kergelen, un punto perdido en el sur del Océano Indico. Si hubiera elegido la costa de Sudamérica, un lugar perfectamente conocido ensu época, habría notado que, por ejemplo, en Río Gallegos, en el extremo sur del continente, las mareas son habitualmente de más de 9 metros, pudiendo alcanzar hasta los 13 metros. La proyección para hoy es de 9.9 metros, para las 5.55 am y las 5.20 pm


Rowbotham asume que la tierra firme está flotando sobre las aguas del "Gran Abismo" y que el nivel de las aguas está determinado por la presión atmosférica. De ser así, deberíamos ver que la presión sube y baja regularmente dos veces al día, en momento determinados con gran precisión, como vemos en las imágenes precedentes.

Curiosamente, lo que a primera vista parece ser la declaración más absurda, la de la tierra que sube y baja produciendo las mareas, tiene una pequeña cuota de verdad, aunque no por las razones que él ofrece. Existe la marea terrestre, pero obedece a las mismas causas que la marítima. La luna y el sol afectan con su gravedad a las masas continentes, produciendo un muy leve movimiento de marea. .